Definición.


Comprende las habilidades relacionadas con el funcionamiento dentro del hogar, que incluye:

el cuidado de la ropa,
tareas del hogar,
mantenimiento adecuado,
preparación y elaboración de comidas,
planificación y presupuesto de la compra,
seguridad en el hogar,
planificación diaria (A.A.M.R. 1999)

Pero hay que tener en cuenta las llamadas habilidades asociadas:

la conducta en el hogar y en el vecindario,
la comunicación de las preferencias y necesidades,
la integración social,
la aplicación de habilidades académicas funcionales en el hogar.
(A.A.M.R. 1999).

Las habilidades dentro del hogar cobran importancia atendiendo a las siguientes variables:

1.-
Que el hogar se convierta en un lugar con perspectivas de futuro.
2.-
Saber que es donde se va a pasar la mayor parte de su vida.
3.-
Que la autonomía y la vida independiente pasan por la adquisición de habilidades relacionadas con la vida en el hogar.
4.-
La voluntariedad de las personas que acceden a la vivienda.
5.-
Las habilidades de la vida en el hogar conforman un importante abanico de tareas, comportamientos y actitudes.
6.-
La transformación de las normas y actitudes que hacen referencia a valores como la intimidad, la privacidad y la libertad.


Buenas prácticas.

A continuación describimos las buenas prácticas que han de estar presentes en los programas individualizados de los jóvenes que vivan en un hogar, relacionados con las seis dimensiones de calidad descritas anteriormente:

1. Sentirse cómodo en el hogar: Sentimiento de bienestar en la vivienda (bienestar emocional). Para conseguirlo, es preciso:

Adecuarse a los horarios y actividades según las preferencias y las normas de la casa (acostarse, levantarse, asearse, etc.).
Informar de las preferencias sobre los programas de radio, televisión, decoración, etc.
Procurar no interferir en el desarrollo de las personas que viven en la casa sin perder la individualidad y utilización de los utensilios, atendiendo a sus limitaciones físicas y sensoriales.

2. Seguir normas de convivencia en el hogar: Manifestación de las normas de convivencia (relaciones interpersonales). Para conseguirlo, es preciso:

Ser consciente de los problemas conductuales de uno mismo y de las demás personas.
Ejecutar los programas de intervención sobre las conductas problema (aplicación de estrategias, reforzar conductas positivas, etc.).

3. Toma de decisiones en el hogar: Participación en la toma de decisiones referentes a la organización de la vivienda (bienestar material y autodeterminación). Para conseguirlo, es preciso:

Preguntar y tomar parte en las reuniones en el momento de tomar decisiones (menús, ocio, compras, etc.).
Realizar consultas sobre las preferencias y promover alternativas y gustos propios.

4. Disponer de pertenencias: Seguridad de las pertenencias (bienestar material). Para conseguirlo, es preciso:

Pedir permiso para entrar en las habitaciones ajenas o para hacer uso de objetos ajenos, poner a disposición de los demás objetos, muebles, etc.
Dependiendo de las necesidades personales, respetar los espacios privados y comunes de la vivienda.

5. Realizar tareas del hogar: Realización de tareas domésticas (desarrollo personal). Para conseguirlo, es preciso:

Participar y proponer la participación en las tareas domésticas dependiendo del nivel de habilidades.
Realizar el plan de desarrollo para fomentar el aprendizaje de rutinas (poner la mesa, hacer la cama, etc.).
Participar en los turnos de las tareas domésticas y aceptar las sugerencias y preferencias de las demás personas.

6. Descansar: Descanso en la vivienda (bienestar físico). Para conseguirlo, es preciso:

Discriminar los horarios y adecuarlos a las necesidades (siestas, almuerzos, acostarse, vacaciones, etc.).
Utilizar los espacios de tiempo libre sin actividades planificadas con las diferentes formas de ocio y no realizar interrupciones en el sueño de las demás personas.

7. Disponer de autonomía en la vivienda: Utilización de las llaves de la vivienda (autodeterminación). Para conseguirlo, es preciso:

Controlar llaves.
Comentar las salidas.
Saber en caso de emergencia, saber lo qué hacer.

8. Vivir en situación comunitaria: Integración en la comunidad (inclusión social). Para conseguirlo, es preciso:

Mantener contactos con el vecindario (recados, participación en la comunidad de vecinos, visitas, etc.).
Utilizar los establecimientos y comercios del barrio (realizando compras, encargos, etc.).
Realizar actividades dentro de la comunidad (salir a tomar algo, ir a un museo, etc.).
Seguir los ritmos lógicos de la vida de la comunidad (horas de comida, desayuno, etc.).

9. Invitar a personas a casa: Invitación a la vivienda de familiares y amigos (inclusión social, autodeterminación y familia). Para conseguirlo, es preciso:

Procurar que las visitas no distorsionen las actividades del resto de las personas de la vivienda utilizando los espacios adecuados, comunicación previa de la visita. horarios, etc.
Establecer una comunicación positiva y un intercambio de impresiones sobre temas de interés.

10. Tener un espacio de intimidad: Disposición hacia la vida independiente ejerciendo el derecho a la intimidad (derechos). Para conseguirlo, es preciso:

Utilizar de forma correcta y adecuada los espacios privados, distinguiéndolos de los espacios comunes ya sean de descanso u ocio.

volver

1.Calidad de vida en los entornos de la vivienda.
2.Habilidades adaptativas en el hogar
2.1.
Habilidades adaptativas
2.2.
Vida en el hogar.
2.3.
Cuidado personal.
2.4.
Salud y seguridad.
2.5.
Ocio.
2.6.
Utilización de la comunidad.
2.7.
Comunicación.
2.8.
Habilidades sociales.
2.9.
Autorregulación.
2.10.
Trabajo.
2.11.
Habilidades académicas funcionales.

 


Inicio Quiénes somosInscríbete ContactaMapa
Down21.org es una Fundación sin ánimo de lucro, apoya nuestra causa
Registro de Fundaciones 28/1175-G-82737024