LAS PRIMERAS
FRASES




Cuando un niño tiene un vocabulario de aproximadamente 50 palabras, suele comenzar a unir dos de ellas para elaborar las primeras frases. En los niños con síndrome de Down, es relativamente frecuente que alcancen esta etapa pasados los cuatro años. Estas "frases" no necesariamente contienen un verbo, pudiendo ser: "mamá guapa", "más pan", "Santi corre" o "abuelo coche".

Es a partir de ahora cuando comienza a comprender la estructura sintáctica del lenguaje.

Hemos de tener en cuenta dos pautas fundamentales en esta etapa, que ayudan al niño a ampliar la longitud y el significado de sus enunciados:

- La expansión sintáctica
- La extensión semántica

Ambos son modos de estimulación lingüística, y ambos parten de lo mismo: ante un enunciado del niño, el adulto lo repite ampliando la información. Sin embargo, mientras que la primera pretende ampliar los términos en el ámbito de la sintaxis, la segunda lo hace en el del significado. Por ejemplo, ante un niño que dice "coche rojo", la expansión sintáctica sería "sí, el coche es rojo" mientras que la extensión semántica podría ser "sí, es un coche rojo y grande, y está andando". Cabe destacar que en las conversaciones naturales, lo normal es que se den los dos fenómenos a la vez.

Las frases se convierten en tres palabras, y luego en cuatro, etc., con el consiguiente aumento en el contenido. Para ayudar al niño en este proceso, es importante jugar con él, dejarle que sea él quien tome la iniciativa en el juego o hablarle o preguntarle sobre cosas que le gustan. Contar cuentos, observar dibujos, pintar juntos, son algunos ejemplos de actividades estimulantes.

Con el objetivo de proporcionar una referencia visual de la estructura sintáctica de las oraciones, e introducir preposiciones y otros nexos, se puede realizar el siguiente juego. Se trata de coger fotos o hacer dibujos de cosas o personas que puedan servir para hacer frases interesantes. Un ejemplo simple sería coger una foto del niño, un dibujo que represente el verbo "comer" y dos dibujos de un "pollo" y unas "patatas fritas". Imaginemos que la forma habitual del niño es decir "Juan come pollo patatas". Pondremos los dibujos en ese orden, pero introduciremos una tarjeta que diga "con" entre el "pollo" y las "patatas". Le enseñamos entonces a decir "Juan come pollo con patatas". No se trata de que aprenda a leer, aunque a menudo este trabajo es paralelo a la enseñanza de la lectura; se trata de darle un referente visual de las partículas que a menudo olvidan las personas con síndrome de Down. De esto se hablará también en el siguiente apartado.

Y por supuesto, no se debe olvidar la lectura, cuyos beneficios para el desarrollo del lenguaje son claros, incluso antes de que los niños sepan hablar, y que se ven más detenidamente en la sección correspondiente. [Lectoescritura]


volver


Inicio - Quiénes somos - Inscríbete - Contacta - Mapa
Down21.org es una Fundación sin ánimo de lucro, apoya nuestra causa
Registro de Fundaciones 28/1175-G-82737024