Fundacion Talita Fundacion Down 21
Libro de lectura
Fichas
Ayudas

ÍNDICE DE CAPÍTULOS

Capítulo 4. Método de aprendizaje perceptivo-discriminativo

INTRODUCCIÓN Y OBJETIVOS

La puerta abierta, que permite al niño con síndrome de Down progresar en los programas educativos que la escuela común le ofrece, es el desarrollo de sus capacidades perceptivas y discriminativas. Un programa estructurado de aprendizaje discriminativo permite al niño desarrollar su organización y orden mental, el pensamiento lógico, la observación y la comprensión del ambiente que le rodea. De este modo está preparado para avanzar en las diferentes áreas de trabajo académico que, realizado de un modo adecuado, le facilitará la preparación para su vida social y laboral de joven y adulto.

Por este motivo, basándonos en nuestra experiencia, y en lo propuesto por Dmitriev (1982), proponemos que todos los niños con síndrome de Down participen desde pequeños en una enseñanza estructurada, sistemática y progresiva para desarrollar sus capacidades perceptivas y discriminativas.

Desde que el niño es capaz de mantenerse sentado y de manipular libremente sin caerse, puede hacer filas con sus juguetes, construir torres con bloques y otros materiales, meter unos objetos dentro de otros, encajar piezas desmontables, etc. Todas estas actividades, esencialmente manipulativas, le permiten ver y comprender las relaciones espaciales entre los objetos. El niño percibe la verticalidad y la horizontalidad en un marco espacial. Se familiariza con los términos «dentro», «encima», «debajo», «al lado», «primero» y «último». Aprende a ordenar, seleccionar y clasificar atendiendo a una cualidad determinada. Si desde esos momentos se le ayuda con un programa estructurado, se le facilitará un progreso importante para que sea capaz de observar, organizarse y entender el ambiente que le rodea. Las habilidades para percibir semejanzas y diferencias, para seleccionar y relacionar los objetos entre sí y para clasificarlos por alguna propiedad determinada, son pasos iniciales y básicos para el desarrollo de la comprensión de diversos conceptos. Se enseña al niño a emparejar objetos iguales, asociar objetos con sus fotos correspondientes, o a seleccionar señalando o pegando dibujos iguales cuando tiene capacidad para percibir semejanzas y diferencias. Con esta base irá progresando de modo que entienda el vocabulario y el lenguaje de esas acciones. Avanzará en la comprensión de las cualidades específicas de los objetos como son el tamaño, la forma, el color, el grosor, la cantidad, la posición, etc.

Muchos de los problemas y dificultades en el progreso posterior del área del cálculo tienen su raíz en la ausencia de un proyecto educativo que incluya el programa que aquí proponemos. Les falta también el conocimiento del lenguaje preciso. Conviene señalar desde ahora, aunque volveremos sobre ello más adelante, que los niños con síndrome de Down son capaces de asociar, seleccionar y clasificar objetos, aunque no entiendan el lenguaje que describe la acción que realizan. Muchísimo antes de tener la capacidad de expresar y explicar verbalmente el qué y el porqué de su acción, manifiestan claramente cuánto comprenden. Por falta de lenguaje no se debe retrasar el programa de aprendizaje perceptivo-discriminativo. El niño capta qué debe hacer observando la conducta del educador, imitándole y siendo ayudado. Poco a poco, comprende qué debe hacer por lo que ve y por lo que practica con ayuda. El profesor, mientras tanto, le da explicaciones breves, concretas y precisas. De este modo, antes de cumplir los 3 años, el niño será capaz de obedecer una orden verbal que implique ordenar o clasificar una serie de objetos, atendiendo a una categoría determinada.

El objetivo inicial en cualquiera de las sesiones educativas de aprendizaje discriminativo es que el alumno comprenda qué debe hacer, cómo debe hacerlo y qué concepto o conceptos subyacen en la actividad que realiza. Pero un programa de aprendizaje discriminativo sirve también para alcanzar objetivos diversos, como son el aumento del vocabulario, el conocimiento y comprensión de las propiedades y cualidades de los objetos, las nociones básicas de cálculo, la preparación para la lectura y escritura, etc.

Como detallaremos más adelante, en primer lugar el niño aprenderá a asociar objetos iguales, objetos con fotos, imágenes o gráficos que los representen, fotos, dibujos y gráficos iguales y, finalmente, objetos que se relacionan entre sí por su uso o función. Después, será capaz de clasificar objetos que, siendo diferentes, pertenezcan a una misma categoría o cumplan una función semejante: juguetes, animales, prendas de vestir, alimentos, vehículos, etc. Todas estas actividades y su comprensión pueden lograrse antes de que el niño con síndrome de Down ingrese en la escuela primaria. Como hemos dicho, será necesario esperar un tiempo para que el niño sea capaz de dar pequeñas explicaciones verbales sobre las propiedades que son comunes o diferentes entre los diversos objetos que relaciona o que separa pero, mientras tanto, puede captar y aprender muchos conceptos.

Cada tarea debe estar preparada para lograr el objetivo concreto que se ha elegido, que debe estar muy claro para el educador. Sin embargo, conviene aprovechar para repasar o reforzar otros conocimientos del alumno o para prepararle en otras áreas del desarrollo. De este modo, el aprendizaje se hace más eficaz y se facilita el progreso general del niño. Gran parte de las actividades que propondremos más adelante permiten integrar aspectos manipulativos, cognoscitivos, lingüísticos, de orientación espacial, de coordinación visuomotora, de dirección de la mirada y del trazado.

Para ayudar eficazmente al niño con síndrome de Down a desarrollar sus capacidades perceptivo-discriminativas proponemos la práctica de las actividades de asociación, de selección, de clasificación, de denominación y de generalización.

A veces dos o tres de estas actividades pueden realizarse en la misma sesión de trabajo, teniendo en cuenta que las de denominación y generalización serán las últimas en enseñar porque son más difíciles para el niño con síndrome de Down, debido a las dificultades lingüísticas y de abstracción que implican.

Síndrome de Down: Lectura y escritura Portada - Libro - Fichas
Desarrollado por Proyectae