Fundacion Talita Fundacion Down 21
Libro de lectura
Fichas
Ayudas

ÍNDICE DE CAPÍTULOS

Capítulo 4. Método de aprendizaje perceptivo-discriminativo

ASOCIACIÓN

MODO DE TRABAJAR

Asociación con los juegos de lotería y memory

La graduación de las dificultades se hace pasando de objetos que se manipulan a los lotos y a los juegos memory con dificultades perceptivas cada vez mayores. Algunos de estos juegos pueden comprarse en tiendas especializadas en material educativo.

Consideramos imprescindible que el educador disponga del material más apropiado para cada alumno para que pueda progresar y avanzar a su propio ritmo, sin quedar frenado por falta de medios materiales. Como no siempre es posible encontrar confeccionado el material más adecuado, será el profesor quien tenga que prepararlo. Dentro del grupo de materiales muy útiles y fáciles de preparar están los juegos-loto y los juegos memory. Los lotos consisten en un tablero, cartulina, o lámina con distintas imágenes, que están ya impresas, o en las que se dibujan o pegan cromos, fotos, recortes de revistas, catálogos, libros viejos o formas geométricas recortadas de papel charol. Puede bajarlas de nuestro archivo de materiales o de internet, y se imprimen. Conviene que las imágenes estén bien encuadradas, separadas unas de otras por un espacio suficiente y enmarcadas con rayas de color que facilitan al alumno percibir mejor el estímulo, es decir, la figura sobre el fondo, precisamente por su delimitación. Por separado se preparan tantas maderitas o cartulinas individuales como casillas tenga el tablero o lámina, con imágenes idénticas a las de la lámina o tablero grande.

Los juegos memory consisten en maderitas o tarjetas individuales, con una imagen o gráfico que está repetido en otra maderita o tarjeta exactamente igual.

Con los lotos y los memory puede prepararse un material con el que el alumno podrá aprender los nombres de los objetos, las acciones, los colores, los tamaños, las formas, los números, las nociones básicas de cálculo, las palabras, las letras, etc. Al mismo tiempo realizará las actividades de asociación desarrollando y haciendo uso de sus capacidades discriminativas y cognitivas, mejorándolas.

El modo de usar este material es semejante al de los juegos de mesa, turnándose con el educador o con otro alumno para completar la lámina o para hacer las parejas. Así, el alumno disfruta, le gusta y no se cansa. Este material puede y debe variarse muchísimo y no supone gasto de dinero, ni demasiado esfuerzo o tiempo de preparación.

Los primeros juegos de loto y de memory tendrán fotos o dibujos que representen objetos reales que el niño conozca. Conviene que sean muy diferentes entre sí. A veces se encuentran juegos muy apropiados en las tiendas especializadas de material educativo. El objetivo inicial es que el niño comprenda cómo debe manejar el material, por tanto no se le añade la dificultad de un vocabulario nuevo ni de unos estímulos difíciles de distinguir unos de otros. En cuanto comprende que debe poner encima o al lado las tarjetas o maderas iguales, se prepararán otros nuevos con el vocabulario que se quiera enseñar, con las propiedades de los objetos (tamaño, forma, color), o con las diferentes posiciones espaciales que el niño debe ir percibiendo, distinguiendo y comprendiendo.

El modo de trabajar se inicia como en todas las sesiones, con el niño bien sentado correctamente y atento, colocando ante él la lámina del loto o las tarjetas o maderitas individuales del memory. Se llama la atención del niño sobre lo que se le presenta y se nombran por orden de izquierda a derecha para el niño las diferentes imágenes, comprobando que el niño mira en ese orden, y que escucha. Después se le muestra una de las tarjetas individuales repetida, y se le dice: "«¡Mira, aquí hay una pelota! ¿dónde está la otra pelota?... » «Yo pongo la pelota encima (o al lado) de la pelota»... «ahora, hazlo tú: ¡mira, el coche! ¿dónde está el otro coche igual? Pon el coche encima del coche». Se ayuda al niño, si es preciso, y después se dice «¡Bien! ya está el coche encima del coche». Obsérvese que en estas frases se ha empleado seis veces la palabra coche, de modo que cuando haya completado la tarea asociativa de esa lámina, hay muchas probabilidades de que el alumno recuerde los nombres, y al pedirle: «¡dame el coche!», actúe de un modo correcto. Esto es ya una tarea de selección, que supone un mayor nivel discriminativo y de comprensión. Debe hacer uso de su discriminación y memoria auditiva (más limitadas que las visuales), y de la actividad memorística y asociativa cerebral recordando a qué imagen concreta correspondía aquella denominación.

Síndrome de Down: Lectura y escritura Portada - Libro - Fichas
Desarrollado por Proyectae