Revista digital de la Fundación Iberoamericana Down 21

Buscador:

Logotipo Fundacion Iberoamericana Down 21
SD:VA Edición impresa

Cómo suscribirse a la edición impresa

NUM/07

FEBRERO2011

EDITORIAL

Allegro ma non troppo

Volver al sumario

Estamos ante el inicio, todavía reciente, de un nuevo año. Y en este caso también, ante una nueva década. Así pues, aprovechemos la ocasión para compartir con todos nuestros mejores deseos para esta nueva etapa. Deseos de superar la crisis, deseos de aprender a centrarnos en lo importante frente lo accesorio, deseos de querer ser felices y hacer felices a los demás, deseos de convivir en un mundo más amable y plural, deseos, en definitiva, de que a todos nos vaya mejor.

Ciertamente, no son tiempos buenos en algunos aspectos. La crisis económica con la que convivimos desde algunos años parece no querer abandonarnos. Y esto se va haciendo sentir de manera importante en el ámbito de la atención a las personas con determinadas necesidades especiales. Las ayudas tanto públicas como privadas son concedidas a cuentagotas y el sector social se ve profundamente afectado

Asimismo, los recortes de plantilla, las ERES, las dificultades para cobrar a fin de mes, etc., no son vivencias ajenas a los trabajadores con discapacidad intelectual, quienes deben aprender en este momento a hacer frente a experiencias nuevas como la incertidumbre por el futuro de la empresa en la que trabajan, el desánimo, el miedo a perder el puesto o la preocupación tras haber recibido el despido. Son vivencias compartidas con sus compañeros que les hace "iguales" a los demás ante la situación que estamos viviendo.

Por otro lado, las ya difíciles economías familiares se ven tocadas por la situación, máxime si tenemos en cuenta que diversos estudios evidencian que las familias con un miembro con discapacidad deben hacer frente a gastos muy extraordinarios, en ocasiones desestabilizadores de sus economías, y no siempre con las ayudas y apoyos que precisan.

Pero las crisis, como solemos decir –¡y qué vamos a decir, claro!– son oportunidades. ¿Oportunidades de qué?, nos preguntamos muchos profesionales del tercer sector. Veamos: oportunidades de hacer más con menos, de poner a funcionar el ingenio y la creatividad, de tener presente una gestión óptima de los recursos con los que contamos, de priorizar objetivos de actuación, y de seguir velando por la mayor calidad posible de las personas con necesidades específicas y sus familias, a pesar de los tiempos que corren.

Y en este orden de cosas, también es importante que las personas con discapacidad intelectual se conciencien de esta situación y ellas mismas adopten en su vida cotidiana las medidas más elementales: sentido del esfuerzo, del ahorro, de la ayuda a otros, etc. No sólo hay que hacerles partícipes de este difícil “aquí y ahora”, a cada cual según sus posibilidades, sino darles la responsabilidad de contribuir a la gestión de la crisis en el ámbito doméstico, familiar, laboral y personal.

Compartir con ellos el sobreesfuerzo que todos estamos realizando. En definitiva, contextualizar sus vidas, bailando al son de la pieza que toque; en este caso, conformémonos de momento y hasta nueva orden con un allegro ma non troppo.

Feliz año a todos, queridos amigos.

Volver al sumario

copyright 2009 Fundación Iberoamericana Down21 | Mapa web | Inicio | Aviso legal | Contactar | Sindrome de Down