Portada
Contacto
Down21 en facebook
Home / Educación y Psicología / Educación / La escolarización - Escolarización en centros de Educación Especial
La escolarización - Escolarización en centros de Educación Especial
Educación - Educación
Indice del artículo
La escolarización
Estructura general del sistema educativo
Escolarización en centros de Educación Especial
Escolarización en centros de integración
El paso a primaria
Postobligatoria
Adaptaciones curriculares (I)
Adaptaciones curriculares (II)
Sugerencias para una acción educativa
De la segregación a la inclusión escolar
Declaración de Salamanca: 10 años después
Derechos en educación
Integración: preguntas y respuestas
Todas las páginas

Escolarización en centros de Educación Especial

 

¿Qué es la Educacion Especial?

 

Hasta hace poco tiempo, cuando un niño nacía con "problemas", se escolarizaba o internaba en un centro especializado, o simplemente no se le escolarizaba. Ello respondía a una concepción de la Educación Especial como una educación diferente para los niños especiales. Este modo de entender a los niños con alteraciones en su desarrollo, unido a una falta de información a los padres y a la ausencia de otros recursos educativos, fomentaba el aislamiento de estos alumnos, e impedía, en muchos casos, que alcanzaran un óptimo desarrollo de sus capacidades y de su proceso de socialización.

La actual concepción de la educación entiende que todos los alumnos necesitan una serie de ayudas pedagógicas para conseguir los objetivos generales establecidos. Estas ayudas serán más o menos específicas dependiendo de las características de cada niño.

En este sentido, la Educación Especial deja de ser la educación de los niños diferentes, para ser el conjunto de recursos materiales y personales de que disponen los centros para facilitar que todos los alumnos con algún tipo de discapacidad alcancen los objetivos establecidos y, sobre todo, alcancen su óptimo desarrollo personal y social.

Muchos niños, sin embargo, presentan unas características que requieren unos apoyos y adaptaciones tan importantes y precisos que los centros ordinarios no pueden permitirse. En estos casos, y dirigidos a los alumnos en estas situaciones tan específicas, se crean centros específicos de educación especial, o unidades de educación especial en centros ordinarios.

Por tanto, la Educación Especial es la destinada a los alumnos que presentan necesidades educativas especiales, por padecer graves discapacidades físicas, psíquicas o sensoriales, o por manifestar importantes trastornos de conducta.

Así, se entiende que un niño está escolarizado en régimen de educación especial cuando:

- acude a unidades de educación especial en centros ordinarios, o 
- acude a centros específicos de educación especial.

Este tipo de escolaridad sólo se lleva a cabo cuando el tipo de discapacidad hace imposible su integración en centros ordinarios. Además, la decisión es siempre revisable; es decir, dura únicamente el tiempo en que se mantenga esa imposibilidad de integración. Así, según datos del Ministerio de Educación, Ciencia y Deporte, en el curso 1998/99, solamente el 21,58% de los niños con necesidades educativas especiales estaba escolarizado en régimen de Educación Especial. De ellos, el 19,49% estaba en centros de Educación Especial, mientras que el 2,09% lo hacía en unidades de educación especial en centros ordinarios. Esta diferencia se debe a que las unidades específicas de Educación Especial se limitan a las áreas en las que no existen centros de Educación Especial, como en las zonas rurales.

¿Cuál es la realidad de los centros de Educación Especial?

Los centros o unidades de Educación Especial tienen una estructura organizativa y de escolaridad algo diferente de lo que ocurre en los centros ordinarios. En general, se cursa durante un mínimo de 10 años la Formación Básica Obligatoria (que corresponde a la etapa obligatoria ordinaria compuesta por Educación Primaria y ESO), durante los que se trabajan los objetivos de la educación infantil y primaria. Una vez finalizada esta etapa, se pueden cursar Programas de Transición a la Vida Adulta, destinados a desarrollar las conductas y hábitos necesarios para llevar una vida adulta lo más autónoma posible, así como a desempeñar puestos de trabajo concretos.

La mayor parte de los alumnos escolarizados en este régimen presenta un trastorno grave o muy grave, con discapacidades psíquicas medias, severas o profunda, con trastornos graves de la personalidad, del desarrollo o plurideficiencias. Así mismo, también asisten los alumnos con discapacidades sensoriales graves.

Desde nuestro punto de vista, la escolaridad en centros de Educación Especial aporta importantes ventajas para los niños que en otro tipo de centro se perderían: las materias están más adaptadas a sus necesidades, el personal está más especializado y los recursos con que cuentan son más adecuados. Sin embargo, es importante tomar esta alternativa cuando la escolarización en centros ordinarios fracasaría, y revisarla todo lo necesario. No todas las discapacidades necesitan el mismo apoyo en el mismo momento: un niño con un importante trastorno en el desarrollo del lenguaje necesite una escolaridad más especializada durante los primeros años, pudiendo acceder a un centro de integración más adelante; por otro lado, niños que realizan la escolaridad obligatoria en centros ordinarios deberían cambiarse más tarde a centros o unidades de educación especial para realizar programas de transición a la vida adulta.

Otro aspecto importante es la elección del centro concreto de Educación Especial. La red pública de centros de Educación Especial es numerosa, pero son más los centros concertados dedicados exclusivamente a alumnos con graves discapacidades. Además, según datos del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, en el curso 96/97, más de la mitad de los alumnos de educación especial asistía a centros privados (concertados y totalmente privados). Muchos de estos centros han sido creados por asociaciones de padres con hijos con la misma problemática, que buscaban la educación más adecuada para ellos. Por tanto, suelen ser centros especializados en un tipo concreto de alumno estando, en general, mejor preparados que el resto.

En definitiva, un centro de Educación Especial es lo más idóneo en aquellos casos en los que el alumno, en la modalidad de integración, no recibiría todas las atenciones educativas específicas que necesita, viéndose así deteriorada la calidad de su educación. Por otro lado, aunque un niño esté escolarizado en el régimen de Educación Especial, es importante ofrecerle la oportunidad de relacionarse con niños que no presentan alteraciones, a través de actividades extraescolares o de tiempo libre con otros niños.

Patricia Diaz-Caneja Sela
Codirectora del Centro de Estimulación Temprana y Logopedia
Licenciada en Ciencias de la Educación
Magister en Intervención Temprana