Empleo con apoyo (ECA) - Fases del empleo con apoyo

Índice del artículo

Fases del empleo con apoyo

Prospección y análisis del mercado de trabajo

Contactos con empresarios para conseguir puestos de trabajo, sensibilización del entorno empresarial e información sobre el Empleo con Apoyo, bonificaciones empresariales por la contratación de personas con discapacidad, sistema de cuotas, etc.

Análisis de los puestos de trabajo conseguidos

Detección de los requisitos y exigencias del puesto de trabajo (exigencias manipulativas, cognitivas, sociales, etc.). Establecimiento de horarios, tareas y funciones. Estudio de las condiciones ambientales del puesto (accesibilidad, emplazamiento físico, etc.) y de las herramientas y/o utensilios de trabajo.

Análisis del perfil del candidato

Se debe de recabar información sobre su repertorio de conductas adaptativas, preferencias expresadas hacia el trabajo, experiencia profesional, habilidades y aptitudes laborales, actitudes cooperativas de la familia, etc. En algunos programas de integración laboral, una vez realizada la evaluación del candidato, éste accede a un programa de formación orientado al empleo en el cual pueda trabajar aspectos que se consideran decisivos para su futura incorporación a un puesto.

Análisis de la compatibilidad entre puesto-candidato

Se trata de cotejar las características del puesto (requisitos y exigencias) y las del trabajador (capacidades y aptitudes) con objeto de elegir el puesto más adecuado para cada candidato.

Entrenamiento en el puesto de trabajo

El preparador laboral va enseñando progresivamente a realizar las tareas al nuevo trabajador proporcionándole los apoyos e instrucciones necesarias. El proceso de entrenamiento laboral debe hacerse en etapas, estableciendo objetivos a corto plazo que en un principio sean fácilmente alcanzables por el trabajador con discapacidad. A medida que el trabajador va realizando las tareas de manera autónoma, el preparador laboral va retirando su apoyo de manera progresiva.

En esta fase, es importante que el preparador laboral detecte los “apoyos naturales” o compañeros y/o supervisores que van a realizar un seguimiento más cercano del trabajador con discapacidad en el centro de trabajo, una vez que él mismo se retire del puesto de trabajo.

Seguimiento permanente del trabajador

Cuando el trabajador demuestra que es capaz de ejecutar sus funciones con independencia, el Preparador Laboral retira su ayuda y se aleja del puesto de trabajo. Éste es el momento en el que debe diseñar un método de seguimiento regular mediante visitas de supervisión periódicas, contactos telefónicos con compañeros y supervisores, etc., con objeto de asegurarse de que los niveles de rendimiento e integración social son los adecuados. Este seguimiento permite, por otro lado, detectar cualquier dificultad que pueda presentarse, garantizando una rápida y eficaz intervención en el puesto de trabajo. En ocasiones el Preparador Laboral es requerido por la empresa para entrenar al trabajador en tareas y funciones nuevas.