El aborto puede ser un acto d eamor

  • Carolina Rdez
  • Autor del tema
10 años 6 meses antes #49698 por Carolina Rdez
El aborto puede ser un acto de amor. Publicado por Carolina Rdez
Eso fue lo que les dijo esta "doctora" (Patricia Grether) a mi hermano y cuñada cuando nacio mi sobri. Y lo peor de todo es que ahora buscando de nueva cuenta un genetista , di con este artículo (sencillamente creo que los humanos hemos perdido el suelo al querer tomar un lugar parecido al de Dios).

“Un aborto puede ser un acto de amor”

Así lo expresó la genetista Patricia Grether, especialista en la detección de problemas genéticos y cromosómicos durante la gestación.


Si una mujer tiene conocimiento de que el hijo en gestación no sobrevivirá luego de su nacimiento o tiene una malformación congénita que limitará su calidad de vida, una mujer tiene el derecho, y “por amor”, pude decidir interrumpir legalmente su embarazo. Así lo señaló Patricia Grether González, médica especialista en diagnóstico genético e integrante del Colegio de Bioética, durante la presentación del Cuaderno para el Debate El diagnóstico prenatal y el aborto, escrito por ella misma.

En este sentido mencionó que el diagnóstico que le permite a una mujer conocer la salud de su hijo por nacer, sobre el padecimiento, respecto a las posibilidades de tratamiento pre natal y post natal, así como para definir el parto óptimo (cesárea, natural, prematuro, etc), se convierte en una herramienta indispensable para darle a la madre una opción para decidir lo que considera mejor para el feto, para su núcleo familiar y para ella misma.

Así, ante la disyuntiva de continuar con un embarazo deseado y querido, las mujeres pueden determinar continuar con él apoyar a sus hijos a pesar de las dificultades vitales, no obstante, “también tienen derecho a tener un hijo sano”, agregó.

Grether González explicó que, a pesar de que son 13 los estados de la República que estipulan en su legislación el derecho de una mujer a abortar por malformaciones congénitas del producto, en muchos casos los doctores y las pacientes prefieren mantener el procedimiento en secreto, pues ambas partes temen al estigma social.

Al respecto, convocó a las organizaciones civiles a exigir, no sólo la homologación de las leyes para que en todas las entidades del país se pueda acceder a este procedimiento, sino que incidan en las normas legales ya establecidas para que se generen por escrito y legalmente los lineamientos correspondientes.

Editado por el Grupo de Información en Reproducción Elegida y presentado por la Alianza Nacional por el Derecho a Decidir (andar) en la Universidad Autónoma Metropolitana – Unidad Xochimilco, el texto fue comentado también por Blanca Rico médica consultora independiente en salud y género, y en salud sexual y reproductiva, e integrante del Grupo Promotor de andar, así como Rosario Cárdenas, coordinadora de la Maestría en Población y Salud, Universidad Autónoma Metropolitana – Unidad Xochimilco.

Por su parte, Debora Diniz, antropóloga, profesora de Bioética de la Universidad de Brasilia, e integrante del Instituto de Bioética, Derechos Humanos y Género, presentó el video La historia de Severina, sobre un caso verídico de anencefalia en Brasil, en el qué una mujer es impedida, en un principio, por el poder judicial del país sudamericano, a interrumpir su embarazo a pesar de que el producto no sobrevivirá al parto.
  • Gigi
  • Autor del tema
10 años 6 meses antes - 3 años 9 meses antes #49728 por Gigi
Respuesta de Gigi sobre el tema Re: El aborto puede ser un acto de amor.
Pues existen muchas personas que optan por el aborto o el "acto de amor" ante cualquier sospecha de discapacidad.

De hecho, mi esposo y yo tocamos el tema antes de embarazarnos, ya que yo tenía entonces 36 años. Cuando quedé en cinta, le comentamos al médico obstetra que queríamos hacernos la prueba para la detección del síndrome de down, pero él nos desanimó a hacerla argumentando que estaba a muy buen tiempo para gestar un hijo sano.

Meses después nace mi hija Romina con down.

Entonces a pensar y pensar: "y si me hubiera hecho la prueba..." "y si hubieramos ido con otro médico..." "¡¡¡médicos mojigatos y mochos!!!" "¿¿¿porqué a mi hija, porqué porqué porqué...???"

Estoy casi segura de que de haber sabido que Romina tenía down, mi esposo y yo hubiéramos optado por el aborto. Pero también estoy segura DE QUE ME HUBIERA RECRIMINADO EL RESTO DE MI VIDA POR HABERLO HECHO. Y no porque esté en contra de interrumpir el embarazo o a favor de esas campañas que están en favor de la vida; nada de eso.

Me hubiera arrepentido enormemente por no haberle dado la oportunidad a un pequeño ser indefenso que su único pecado sería no compartir los cánones estético-sociales y consumistas que promueve el mundo materialista que nos tocó habitar, y al que tantas veces he criticado.

En ocasiones me pregunto cómo es posible que mi hija haya sobrevivido a tantas y tantas adversidades; nació con cardiopatía congénita, de 30 semanas de gestación y pesando 900 gramitos. Pero está con nosotros; dependiendo de oxígeno las 24 horas y consumiendo hasta el último centavo de nuestros salarios, pero está con nosotros.

¿Porqué o para qué? No lo sé. Supongo que las respuestas llegarán a su debido tiempo, como llega todo en esta vida.

Saludos
  • Dra. Teresa Aguilasocho
  • Autor del tema
10 años 6 meses antes - 3 años 9 meses antes #49729 por Dra. Teresa Aguilasocho
Respuesta de Dra. Teresa Aguilasocho sobre el tema aborto puede ser un acto de amor. síndrome de Down
Hola:

"El aborto puede ser un acto de amor"……definitivamente no comparto esta frase, y mucho menos su significado, ¿qué es un acto de amor? Algo que das o recibes con amor, ¿puedes acaso decidir quién vive y quién no y llamarle un acto de amor? Para quienes están en una situación de toma de decisiones y se les presenta una persona calificada en la materia y da estas recomendaciones en nombre de su sapiencia o de su criterio médico, definitivamente está a favor de la interrupción de una gestación aduciendo que las personas que traen una alteración o malformación congénita traerán una ruptura familiar, que acaso cuando decidimos o no engendrar un nuevo ser es siempre una incertidumbre de cómo será, si nacerá bien, si será hombre o mujer, a quién se le parecerá, en fin miles de preguntas que no tienen respuesta hasta que ese nuevo ser arriba. Esta tierra está llena de personas que se sienten Dioses al tomar decisiones como éstas, quién debe nacer y quién no. Nada está escrito en la vida de cada persona, somos nosotros quienes vamos escribiendo ese libro en blanco en el que nacemos, somos cada individuo único e irrepetible quien va plasmando la huella de lo que será o no será. Pero para ello lo mínimo que necesita es nacer, que se le permita estar y ser, independientemente cuál sea su condición o alteración genética o cromosómica.

Hay algo que me tiene intrigada. Tengo tres días con hoy visitando la pagina para ver quién ha escrito algo en respuesta a lo que Carolina escribió, y grande ha sido mi asombro al no encontrar ningún comentario. Y la pregunta va para todos aquellos que leen este maravilloso portal… ¿Por qué el silencio? ¿Es por indignación, es porque están a favor de lo comentado por la Dra. Patricia Grether o en contra?, o ¿qué pasa? Una de las situaciones que nos distingue es que opinamos y lo hacemos libremente, que acaso no estamos realmente preparados para el debate en temas tan trascendentales como este, ¿Dónde está la voz que hace eco en todos los continentes a través de este portal? ¿Dónde están!!!!!

La vida nos va situando en caminos inimaginables y la toma de decisiones está cada día en cada uno de nuestros actos, desde el simple hecho de escoger si nos levantamos a las 6 o las 7, qué ropa nos pondremos, qué desayunaremos, a qué hora saldremos de casa, qué color de zapatos escogeremos, si tomaremos jugo o agua, qué haremos en el día, este día que estamos viviendo, el que sin darnos cuenta es uno menos y uno más de nuestra existencia en este mundo de mortales, y se nos hace tan cotidiano el día a día que en más de las veces lo vivimos sin estar conscientes de tal o cual cosa.

Pero las rutinas y los hábitos están ahí, en cada momento de nuestra existencia. Pues bien, señores y señoras, las personas con síndrome de Down o cualquier persona con una discapacidad también viven esto. Igual que ustedes y que yo, pero ¿qué necesitamos para que así sea, y sobre todo tengan un lugar en la familia y en la sociedad? Primero que nada, amarlos y aceptarlos como parte de nuestras vidas y defender a capa y espada esa vida que inicia, independientemente de cuál sea su formación o malformación. Finalmente fuimos nosotros quienes decidimos que se engendrara, fuimos nosotros quienes en nuestro afán de querer ser padres nos embarazamos (hay quienes pueden decir en este momento ¿y la persona violada sexualmente? No estamos hablando de ellas en esta página, es otro tema también controvertido, así que me enfocaré al tema que me tiene escribiendo mi sentir y pensar). Y resulta que a la hora de decidir esta situación, no tomamos en cuenta que un hijo así es una bendición para muchos y me incluyo en ellos, para otros es un estorbo ya que no contábamos con la posibilidad de una alteración genética o cromosómica. Y más aún, le damos el poder a alguien que se dice docto en la materia de alteraciones genéticas para que nos dé estadísticas de que nacerán miles de niños con alteraciones por año, que traerán disgregación familiar, que solo darán problemas. Y yo les pregunto queridos lectores ¿dónde está el otro lado de la moneda? ¿por qué no se cuenta el lado de la moneda donde se vive día a día al lado de un ser? Si en principio no tenemos la fuerza, fe y convicción de que es nuestro hijo y que lo defenderemos y amaremos por sobre todas las cosas, habrá muchos que se sientan con el poder de decirnos que “un aborto es un acto de amor” y habrá quienes vean a estos seres indefensos con solo un signo de dinero, cuánto costará sacarlo adelante en dinero, tiempo y esfuerzo. ¿Acaso nuestros padres no vivieron todo esto con cada uno de nosotros con o sin discapacidad? ¿Dónde está la fiereza de la razón al dejar que se nos diga que es un acto de amor no permitir que ese nuevo ser viva, porque ya esta decidido que será una carga familiar y médica estadísticamente?

Hace 15 años, si nosotros le hubiésemos hecho caso a ese tipo de comentarios no habríamos tenido la dicha de vivir al lado de Cecilia por 12 años, cuando veíamos su cuerpo inerte con un peso de 2400 y dos meses de edad y tres cirugías de corazón abierto y luchando un día y otro llegando a sumar 36 en terapia intensiva.

Cada día y noche al momento en el que me acercaba y le cantaba al oído, los monitores se descontrolaban porque estaba escuchando mi voz. Su lucha y la nuestra a su lado, viendo y viviendo ese anhelo por vivir, era un respeto y admiración por ella cada momento de su existencia. Estadísticamente no tenia pronóstico, ¿qué la sacó adelante? el amor incondicional que le tuvimos siempre.

Escuchar al jefe de terapia intensiva decirnos que había niños con mejor pronóstico que Cecilia y que, por esa razón, no se le atendía como a los demás; o el que nos dijo que le habían administrado cuatro veces la dosis recomendada y que no había mucho que hacer; o el que decía que estos niños solo traen problemas; o el que nos quiso sacar del cuarto cuando le dijimos que Cecilia estaba con el tubo que debería estar en la tráquea, estaba enredado en su boca y no se habían dado cuenta; y mi marido Angel y yo nos dedicamos a observar por varios minutos los signos vitales de Cecilia, y cuando nos percatamos que no necesitaba la respiración artificial lo comentamos con el médico en turno y aquello se convirtió en un caos, e inmediatamente quisieron sacarnos de ahí y dando órdenes de intubar de nuevo a Cecilia y Angel les dice, ¿ustedes saben desde cuándo esta sin el ventilador? Todos se quedaron callados y pasmados; no lo sabían, nosotros sí, porque la observamos, lo vivimos, lo sentimos. Todo eso tenemos que sobrellevar los padres ante facultativos Dioses que sienten saber todo… que acaso solo porque no son lo que esperábamos ya no tienen el derecho a nacer. O porque estamos empanicados ante la situación de enfrentarnos a algo nuevo nos rebasa y la puerta más fácil de abrir es un aborto como “una acción de amor”… No nos confundamos: solo hay un Dios y ese no somos nosotros, ni los facultativos que llenan de estadísticas. No le tengan miedo a decir lo que sienten y piensan. Aunque sea diferente a mi opinión, pero opinen…..!!!!!!
Yo lo hago en nombre de todos aquellos que no nacerán, que no han nacido y aquellos que ya dejaron de existir por el simple hecho de tener alguna alteración o malformación porque se les aplicó “un aborto en nombre del amor”.

Dra. Teresa Aguilasocho Montoya
  • josé ramón amor pan
  • Autor del tema
10 años 6 meses antes #49734 por josé ramón amor pan
Respuesta de josé ramón amor pan sobre el tema Re: El aborto puede ser un acto de amor.
Primero fue "con mi cuerpo hago lo que me da la gana", pero la verdad es que el feto es un ser diferente de la madre (es más, tiene que engañar al sistema inmunológico de la madre para que no lo ataque como un extraño que es). Entonces vino aquello de que, en caso de conflicto de derechos, prevalecían los de la mujer por encima de los del feto porque éste todavía no tiene entidad propia (¡cómo la va a adquirir si no le dejamos!).
Luego, con el caso de los fetos que presentaban alguna malformación, la excusa fue que la madre no estaba obligaba (y tampoco la sociedad) a cargar con la vida de un ser que nunca iba a ser totalmente independiente. Como esto sonaba a eugenesia, a nazismo, viene este otro argumento: ¡pero si es lo mejor que podemos hacer por el feto con discapacidad, para que no lleve una vida de sufrimiento! Y decimos que esto es un acto de amor... cuando no es más que un acto de egoísmo cínico e hipócrita. Y ya es curioso que usen este argumento precisamente los que, dentro de la bioética, más apoyan el principio de autonomía y más critican el paternalismo como impropio de sociedades avanzadas y democráticas... Porque lo que hacen no es más que un caso -entre otras cosas- de paternalismo puro y duro porque, ¿quién soy yo para saber si la vida de un ser vale la pena vivirla? ¿Quién soy yo para juzgar acerca de la calidad de vida de otra persona? Sólo, tan sólo, deberíamos respetar su derecho a vivir, proporcionando todos aquellos apoyos que necesite para la realización concreta de su vida.
Pero esto es lo que hay, mucha Convención de derechos de las personas con discapacidad, pero lo cierto es que nos gustaría que las personas con discapacidad desaparecieran de la faz de la tierra.
Y que no se confunda nadie. Esta es la corriente social que impera por doquier. Vean, si no, lo mucho que se venden los libros de Peter Singer, quien además de justificar el aborto, avala también el infanticidio del recién nacido con SD si es que no sabíamos que venía con tal discapacidad.
  • RAFAEL ALDAY GONZALEZ
  • Autor del tema
10 años 6 meses antes - 3 años 9 meses antes #49736 por RAFAEL ALDAY GONZALEZ
Respuesta de RAFAEL ALDAY GONZALEZ sobre el tema Re: El aborto puede ser un acto de amor.
Para responde éste mensaje diría yo o le preguntaría yo a la Dra. Grether: ¿Qué es calidad de vida?

No no equivoquemos, hoy en día nos bombardea información sobre la diversidad, los grupos vulnerables, sobre la tolerancia, la aceptación e inclusión a la diversidad, etc, etc, todos lo hemos visto, lo hemos leido.

Qué acaso una persona con discapacidad, un recién nacido no puede tener una buena calidad de vida???

quién determina cuál es la calida de vida necesaria para poder vivir o cuándo estará tan limitada que no merece vivir????, no juguemos a ser Dios ni a tener en nuestras manos la vida de seres humanos, de personas como nosotros, por qué nunca han preguntado a un joven o adulto con discapacidad si tienen buena "calidad de vida" o no???, claro no los tomaron en cuenta al momento de promover, aprobar y promulgar las leyes abortivas de éste tipo pero por qué????

Mi humilde comentario es porque los promotores de dichas leyes, los diputados que las aprobaron y los gobernantes que las promulgaron y pusieron en vigor no tienen la mínima idea de lo que se trata. ¿Estan ellos capacitados?, creo que no, tienen ellos una correcta y adecuada "calidad de vida"???

Creen que calidad de vida es llenar a los niños de cosas materiales, de llenarlos de actividades que no sabemos si les gustan o no pero que los mantienen ocupados mientras los demás realizan sus ocupaciones y si acaso los ven enla noche al dormir??? esa es calidad de vida???

A los gobiernos se les hace más fácil aprobar estas leyes que realmente hacer y cumplir su obligación, que es atender las necesidades de TODA la población, incluídas desde luego las personas con discapacidad, por eso para ellos es mejor promover que no haya nacimientos o que sean los menos posibles de personas con discapacidad, por que prefieren hacer un edificio de gobierno o un puente vial o un segundo piso que un centro de atención integral a las personas con discapacidad, por qué, porque eso no los hace populares, no les da imagen para su siguiente puesto, no les hace ganar adeptos ni votos para la próxima elección, no les hace ganar dinero, luego entonces enarbolados en la libertad de la mujer de decidir sobre su cuerpo promueven éste tipo de HOMICIDIOS que es lo que a mi parecer resulta el aborto libre, dejemos que cada persona en su intimidad, con su pareja tomen una determinación y vivan con ella para bien o para mal por el resto de sus vidas, pero no promovamos la muerte prematura de un ser humano por el hcho de tener discapacidad y que con ello va a tener limitada su "calidad de vida", no nos equivoquemos, de lo contrario, nuestra sociedad irá como hasta ahora en picada, hacia abajo, sin valores.

Yo estoy seguro de que todos los lectores de éste foro tienen alguna interacción con personas con discapacidad y casi seguro con personas con síndrome de Down ya sea como familiares o como profesionales o en muchos casos en ambas, como es mi caso. Yo les pregunto sería igual su vida sin la persona o personas con discapacidad con las que conviven, seguro estoy de la mayoría o de la unanimidad de respuesta.... NO.

Yo en lo particular, mi respuesta sería NO, no imagino siquiera una vida sin Imanol (mi hijo con síndrome de Down)y doy gracias a Dios en que lo haya puesto en mi familia, junto con mi esposa e hija, uya que de él hemos aprendido a luchar todos los días, a ser fuertes, a ser tolerantes, a tener una sonrisa en la cara pese a toda adversidad, a dar todo sin esperar recibir algo a cambio, hemos aprendido que siempre se aprende, que siempre se puede logar el objetivo, trabajando día a día, seguro estoy que que nuestra vida no sería igual sin él y, si hubieramos tenido enfrente a la Dra Grether cuando esperábamos a Imanol y aunque no supimos de que es una persona con síndrome de Down hasta su nacimiento, de haberlo sabido y de habernos ofrecido o promovido el que no naciera, hubiésemos dado media vuelta y abandonado el sitio, pero ahora, doce años después de conocer y convivir y tener en casa a una persona con discapacidad, hoy le preguntaría primero si tiene hijos, segundo si pensó en abortarlos y porque decidió tenerlos o abortarlos??? y cuál es su definición de calidad de vida??? y si ella tiene una adecuada calidad de vida?????

No dejemos en manos de otros la vida de un ser querido, la vida de otro ser humano... no se vale, no podemos decidir ni propagar asesinatos o abortos porque una persona ......."tendrá dismunuida su calidad de vida"

Lic. Rafael Alday González.
Fundación Síndrome de Down de Nuevo León A.C.
  • Saro
  • Autor del tema
10 años 6 meses antes #49738 por Saro
Respuesta de Saro sobre el tema Re: El aborto puede ser un acto de amor.
Mi primera intervención en este foro fue precisamente para preguntar qué le podía decir a un miembro de mi familia, a una mujer embarazada, que daba como por sentado que, de detectársele al feto alguna malformación, abortaría.

Yo me quedé de piedra; aquella chica, universitaria, buena persona, buena madre, buena hija, buena amiga, buena esposa,hablaba de abortar como de la cosa más natural y lógica del mundo.

Acudí a este portal, a este foro, como decía, precisamente para saber cómo expresarle mi sentir, sin dejar de faltarle al respeto ante su actitud que a mí me resultaba sencillamente homicida.

En este foro me aconsejaron que le diera cariño, que fuera respetuosa, que le hablara de lo que en realidad es el síndrome de Down, que le indicara las posibilidades de dar a su criatura en adopción, etc.

Yo no volví a hablar con aquella chica del tema ya que no hubo oportunidad, y tiempo después tuvo una hija sin síndrome de Down, muy sanita y muy normal.

¿Qué habría hecho yo de verme en la piel de esta futura madre, viviendo en la época de esta futura madre, con el seso sorbido por las corrientes contagiosas de ideas falaces, en mi opinión? No lo sé; jamás arrojaré la primera piedra.

Lo que sí opino es que las personas con síndrome de Down no tienen por qué justificar su derecho a nacer basándose en que podrán conseguir tales o cuales objetivos académicos, laborales o sociales, pues habrá muchas que no los consigan.

A mí me resulta meridianamente claro que tienen derecho a nacer puesto que fueron concebidas, sin más.

A mí el mundo me resulta mucho más amable porque en él habitan personas con síndrome de Down, un misterioso síndrome que, sin caer en tópicos fáciles, hace que la mayoría de las personas que lo tienen posean también unas cualidades infinitamente superiores a las de la población ordinaria.

Creo que tienen mucho que enseñarnos, mucho que darnos, creo sinceramente que embellecen y que ennoblecen la vida y este mundo.

Es que no logro comprender cómo puede cuestionarse algo tan sagrado aduciendo estadísticas, conveniencias y qué sé yo cuántos otros argumentos que nada tienen que ver con la vida, con la verdadera vida, con su corazón, con su alma.

Jamás se me ha ocurrido cuestionarme el derecho a vivir de mi hermana María José, ¡pero si es el ser más precioso que conozco! ¡Si tengo la dicha de llamarla mía, hermana mía!

Agradezco especialmente a la Dra. Teresa Aguilasocho no sólo su potentísima intervención, sino que nos haya incitado a los demás a pronunciarnos.

Un abrazo a todos,

Saro