Entrevista a Javier Tamarit

Entrevista a Javier Tamarit

D. Javier Tamarit es psicólogo. En la actualidad es el responsable de Calidad de la Confederación Española de Organizaciones a favor de las Personas con Discapacidad Intelectual (FEAPS - www.feaps.org).

Durante más de veinte años ha trabajado directamente con personas con discapacidad intelectual y autismo y con sus familias.

1 - Pregunta de Canal Down21: Usted es el Director de Calidad de FEAPS. ¿Nos podría explicar brevemente cual es la función de este departamento?

Básicamente nuestra misión consiste en promover la Calidad FEAPS en todas las organizaciones de FEAPS. Y ENTENDEMOS la Calidad FEAPS como el fruto de la integración en un mismo sistema de tres componentes esenciales:

- la calidad de vida de la persona con discapacidad intelectual y la de su familia, como el producto de nuestros servicios; 
- la calidad en la gestión, como el requisito de nuestras entidades para lograr ese producto;
- la ética, como la esencia que debe acompañar todos nuestros actos.

Para avanzar en ello, en FEAPS tenemos un modelo de calidad de vida (el liderado por los profesores Schalock y Verdugo, modelo que hoy está expandido en todo el mundo). También apostamos por la calidad total (y de ahí nuestra participación y compromiso con la norma ONGCONCALIDAD), y tenemos un Código Ético que nos compromete a todos con la calidad.

2. Pregunta de Canal Down21: Términos como “calidad total”, “gestión de calidad” etc. se han circunscrito tradicionalmente a empresas. ¿Qué diferencias y qué similitudes encuentra usted entre la gestión de una empresa y la gestión de una Asociación o Fundación?  

Los procesos de gestión pueden ser muy comunes en sus enunciados. La importancia de cuestiones tales como el liderazgo, los procesos, los resultados en todos los que tienen interés en la organización, la comunicación, las alianzas, centrarse en las personas que son clientes de la organización, el desarrollo de las personas que trabajan en ella, etc., es similar a todas las organizaciones.

En nuestro caso pretendemos resultados en las vidas de la gente, y por eso la cuestión clave para nosotros es: ¿en qué medida nuestras acciones y servicios impactan positivamente en la vida de la gente a la que servimos? En otras organizaciones la pregunta clave, en general, es: ¿en qué medida nuestras acciones y servicios impactan positivamente en la economía de nuestros accionistas? Además, para nuestras entidades la calidad ha de ser una obligación ética, no una decisión fruto de un análisis del mercado o de la competencia. Bien es verdad que ahora hay un acercamiento de las empresas hacia la búsqueda del impacto social de sus actividades, más allá de la creación de riqueza interna, y además las empresas están viendo la importancia de incluir la ética en su gestión como regulador indispensable.

3 - Pregunta de Canal Down21: ¿Qué implica un “trabajo o servicio de calidad” en el ámbito de la discapacidad?  

Pues fundamentalmente, en mi opinión, dar un servicio de calidad implica en primer lugar tener una creencia íntima de convencimiento sincero de que las personas con discapacidad intelectual son, por encima de todo, personas. No podemos seguir ofreciendo unos servicios de calidad pensando sólo en la discapacidad de la gente, en los síntomas que tienen o en las habilidades que no tienen. Tenemos que dirigir nuestros esfuerzos hacia el logro de resultados personales valorados, es decir, resultados que cada persona (tenga la capacidad que tenga) percibe y vive como relevantes y significativos para su propio proyecto de vida. Para ello, como antes decía, en FEAPS pensamos que poner en práctica el modelo de calidad de vida que está presente en nuestros Manuales de Buenas Prácticas, implicarnos en la calidad total en nuestra gestión, y asegurar el cumplimiento del Código Ético son las claves y los instrumentos para dar un servicio de calidad.

4 - Pregunta de Canal Down21: ¿Qué parámetros miden la calidad de un Servicio?

En FEAPS estamos ultimando el Sistema de Evaluación de la Calidad y lo presentaremos en noviembre de 2006, con ocasión de nuestro tercer Encuentro de Buenas Prácticas. En ese sistema se expresan estos parámetros, que son múltiples, pero que como decía se pueden reducir a tres: el impacto de nuestras acciones en la calidad de vida de las personas y sus familias; los principios fundamentales de la calidad en la gestión; y el cumplimiento y gestión de los diez valores que configuran nuestro Código Ético.

5 - Pregunta de Canal Down21: Además de los conocimientos técnicos necesarios, ¿qué competencias emocionales, habilidades, destrezas y actitudes ha de tener el profesional que atiende a personas con discapacidad intelectual y a sus familias?  

Yo diría que la competencia profesional se resume en la unión en cada acción de tres grandes cuestiones: la técnica, la empatía y la ética. De este modo, más allá de la técnica los profesionales necesitamos saber escuchar incluso más allá de la palabra, saber compartir sentimientos, tener humildad en nuestra acción, es decir, establecer relaciones basadas en la igualdad y la reciprocidad, saber aconsejar sin imponer, saber indagar como detectives en apoyos en todos los contextos. Pero todo ello ha se ser fruto de lo que antes decía: una actitud, una creencia íntima en la persona en plenitud, frente a una consideración miope, la que enfoca y lo reduce todo a la discapacidad.

6 - Pregunta de Canal Down21: Es importante que el usuario perciba que se le está ofreciendo un servicio de calidad. ¿Cómo cree usted que nuestros profesionales podrían mejorar?

El trabajo en equipo es esencial, debe ser también un compromiso ético. Pero la concepción de equipo debe ir cambiando. No estaríamos sólo hablando de equipo de profesionales sino de equipo de apoyo. Y en ese equipo de apoyo, la propia persona y la familia tienen un papel clave. También los profesionales necesitan organizaciones flexibles que propicien su participación, que les motiven y les proporcionen oportunidades permanentes para la innovación y el aprendizaje.

7 - Pregunta de Canal Down21: ¿Qué estrategias está llevando a cabo FEAPS para cuidar de los profesionales que trabajan en el ámbito de la discapacidad?

FEAPS es consciente de que la calidad de vida laboral y personal de nuestros profesionales es un factor clave para avanzar en el cumplimiento de nuestra misión. La sociedad en su conjunto está aún muy lejana de considerar prioritarios este tipo de trabajo y para nosotros es esencial. Estamos desarrollando una política de personas en el entorno de FEAPS que creemos que debe sentar las bases de la reivindicación y la negociación para conseguir mejores condiciones laborales y personales.

8 - Pregunta de Canal Down21: Usted suele insistir en lo importante que es escuchar la opinión de los padres y atender sus sugerencias y demandas. Pero podemos encontrarnos con disparidad de criterios entre profesionales y padres sobre pautas terapéuticas a aplicar a sus hijos. ¿Podría darnos algún consejo sobre cómo gestionar eficazmente estas discrepancias?

Es cierto. Pueden darse conflictos y disparidad de criterios entre las familias y los profesionales, y pueden darse conflictos de intereses entre las familias y las propias personas con discapacidad intelectual (el ejemplo más claro está entre la sobreprotección familiar y los lícitos y necesarios deseos de independencia de las personas). Yo creo que la clave para, si no resolverlos al menos facilitar la relación, está en que hagamos las cosas en colaboración y desde el inicio. Es distinto que los profesionales por su cuenta, se reúnan y debatan en torno a un tema y tras llegar a un acuerdo se lo cuenten a las familias, que si desde el principio se crea un grupo de debate en el que profesionales, familias y personas están juntos participando en forma activa y en un plano de igualdad. Las familias tienen que tener el poder que les corresponde en las decisiones que les afectan, los profesionales tenemos que tener competencias para proponer, más que para imponer; aunque por encima de unos y otros debe estar siempre la ética.

9 - Pregunta de Canal Down21: ¿Qué es para Vd. la ética profesional con relación al profesional que atiende a personas con discapacidad intelectual y a sus familias? ¿Y con relación a la organización/centro/fundación en la que presta sus servicios ese profesional?

Es realmente complejo este tema. Pero para poder resumirlo diría que la ética –nuestro Código Ético- nos obliga a profesionales y a entidades a considerar por encima de todo las mejores acciones para el mejor bien para la persona y su familia, sus anhelos de vida plena en una sociedad justa.

Esta entrevista fue publicada inicialmente en la revista “Madrigal”, diciembre 2005. Agradecemos a la Fundación Síndrome de Down de Madrid (http://www.downmadrid.org) su gentileza por autorizarnos su reproducción en Revista Virtual Canal Down21.