Síndrome de Down Editorial: El hábito es un poderoso enemigo

David Roca Síndrome de Down

El hábito es un poderoso enemigo.

La inercia, el hábito, la costumbre, nos permiten librarnos de la incómoda necesidad de tomar decisiones permanentemente. Si cada vez que nos dirigimos a un lugar que visitamos diariamente tuviésemos que pensar por dónde vamos o, cuando llegamos a la sala a la que acudimos cada día, tuviéramos que decidir en qué sitio nos sentamos, nuestra vida sería una locura. Los automatismos cotidianos nos ahorran un tiempo precioso, que liberan la mente y la permiten pensar en otras cosas y decidir sobre asuntos más importantes.

Llevando esta línea de razonamiento al mundo del síndrome de Down, nos daremos cuenta fácilmente de que la costumbre también se incorpora con naturalidad en la forma en que nos relacionamos con nuestros hijos y alumnos. Dejamos que el día a día nos arrastre y ayudamos al niño con síndrome de Down innecesariamente, sin siquiera darnos cuenta de que le estamos ayudando.

No vamos a generalizar; pero cuántas veces les ponemos los calcetines, los zapatos, la camisa y el abrigo; o les duchamos y les peinamos; o decidimos lo que hacen y con quién lo hacen. Comenzamos de pequeños, lógicamente, para enseñarles; pero como les cuesta mucho hacerlo..., como tardan mucho..., como no tenemos tiempo... ¿O porque no tenemos paciencia? Y así, cuando tienen un año, dos, tres, cuatro; y a lo peor seguimos cuando tienen diez, once, doce.

¿Cuándo dejamos de hacerlo? La costumbre es un poderoso enemigo. Porque la realidad es que continuamos día tras día, año tras año, ayudándole en aquello que no pide ni necesita, sin ser conscientes de que lo hacemos. Ellos se dejan hacer, por obediencia, por comodidad, por inercia. En algún momento, un pequeño con síndrome de Down dice "yo solo", y le dejamos que ese día lo haga por sí mismo, pero enseguida volvemos a caer en la rutina, y volvemos a hacerlo nosotros en su lugar.

Para vencer a ese poderoso enemigo que es el hábito, proponemos dos valiosas armas: la observación y el paso atrás. En primer lugar, observemos nuestra propia forma de actuar en nuestra relación con el niño con síndrome de Down. Dediquemos un día completo, mañana mismo, sencillamente a hacernos conscientes de la forma en que interactuamos con él. El mero hecho de observarnos producirá sorprendentes efectos sobre el hábito, pues romperemos parte de su hechizo al desenmascararlo y hacerlo visible. Y muy probablemente comprobaremos que dejamos de ayudarle en determinados momentos, sólo por el hecho de percatarnos de que le estábamos ayudando.

La segunda estrategia consiste en dar un paso atrás, simbólico y real. Ilustrándolo con un ejemplo práctico: pensemos en enseñarle a cruzar un paso de cebra, con o sin semáforo. La fuerza del hábito nos llevará a ser nosotros quien nos paremos al llegar y lo llevemos de la mano cuando haya que cruzar. Para enseñarle a cruzar un paso de peatones, debemos quedarnos un paso atrás y dejarle que sea él quien mire a los lados, compruebe que no vienen coches y decida cuándo cruzar la calle. Para enseñarle a comer, debemos permitirle que sea él quien coja la cuchara, quien la introduzca en el plato, quien la lleve a la boca y se manche. Para enseñarle a vestirse, debemos dejarle que lo intente una y otra vez, hasta que cada pieza de ropa esté colocada en su sitio.

En el ámbito simbólico, debemos pararnos, dar un paso atrás y dejar que actúe por sí mismo. A poco que reflexionemos, nos daremos cuenta de que no dejarle hacer las cosas, en el fondo no es más que una prueba de desconfianza, de falta de fe en nuestro propio hijo, pues demuestra que no creemos en él, que no confiamos en que lo pueda hacer solo. Nos adelantamos por comodidad, por las prisas, por falta de tiempo, por falta de paciencia, pero, sobre todo, por falta de confianza en él.

Nadie puede aprender por otro, y la única forma de enseñar es, por tanto, dejando hacer. Dejarle que lo haga, que ensaye, que pruebe una y otra vez, que se equivoque. Por eso, lo esencial es que el educador, el padre o la madre que quiere conseguir que su hijo se vista, coma, se duche o haga una compra en un comercio, lo que tiene que hacer es observarse a sí mismo, vencer su tendencia a adelantarse y a hacer las cosas en su lugar y, dando un paso atrás, dejarle que actúe. Será la mayor prueba de confianza que le podemos dar.

Comentarios   

#1 InteresanteDiana Girón 29-09-2018 15:07
Me gustó este artículo, la rutina de hacer las cosas por el otro es un acto de desconfianza
Citar
#2 RE: Síndrome de Down Editorial: El hábito es un poderoso enemigoMiguel Galeote Moreno 01-10-2018 17:21
Puro sentido común. Por supuesto, recomendaciones aplicables también a cualquier niño, no solo a los niños con síndrome de Down. ¡Y no hace falta estudiar psicología! Gracias por comentarios tan pertinentes; hacen falta.
Citar
#3 RE: Síndrome de Down Editorial: El hábito es un poderoso enemigoCristina 02-10-2018 10:03
MUY BONITO ESTE ARTICULO ES VERDAD LO SUPER PROTEGEMOS ,PERO GRACIAS A ESTA OBSERVACION Y A LAS VECES QUE ELLA ME DIJO PUEDO SOLA ,YO ME HICE UN POCO LA COMODA PARA DEJARLA QUE SEA INDEPENDIENTE ,ME CUESTA MAS CUANDO REGRESA CANSADA DE COLLEGE Y ESPERA DE MI QUE LE PONGA EL PLATO DE COMIDA QUE LO RETIRE Y QUE LE SIRVA EL POSTRE ASI QUE VERE SI PUEDO CAMBIAR ESTE ABITO
GRACIAS POR COMPARTIRLO.
Citar
#4 RE: Síndrome de Down Editorial: El hábito es un poderoso enemigoolga alarcon daza 02-10-2018 23:51
Efectivamente, en la medida en que expongamos a nuestros hijos a las nuevas cosas, ellos van a poder mostrarnos sus capacidades y limitaciones en las cuales los debemos apoyar
pero son mas las sorpresas que nos dan, ya que muchas veces los subestimamos
Citar
#5 Perfecta entradaSimone Clini 05-10-2018 22:05
Enhorabuena he escuchado algo tan verdadero y que me hizo pensar en cómo mi hija Suzana de 10 años será capaz de desarrollarse si creo que ella es capaz!!!!
Gracias.
Citar
#6 RE: Síndrome de Down Editorial: El hábito es un poderoso enemigodelma 07-10-2018 14:43
veo temas muy interesantes soy maestra de educación especial por lo que veo que falta información sobre aportaciones que la secretaria de educación de en uso de materiales para la adquisición de la lectura y la escritura
Citar
#7 RE: Síndrome de Down Editorial: El hábito es un poderoso enemigoNéstor Raúl Ramírez Moreno 08-10-2018 00:49
Muchas gracias. Excelente artículo. Un importante aporte para quienes somos padres de niños con síndrome de down.
Citar
#8 Lic. PsicopedagogíaRosa Ofelia Carballo 15-10-2018 20:18
Muy interesante el artículo, con un contenido sencillo, claro, tan real, y cierto pero cuantas veces nos encontramos los que estamos al frente de la educación de personas con necesidades especiales, los padres muchas veces se exceden con su instinto de sobre protección creando una barrera para el desarrollo de auto realización de estas personas así como, para el trabajo de formación de los maestros.
Citar