Quien se atreva a enseñar, nunca debe dejar de aprender

Quien se atreva a enseñar, nunca debe dejar de aprender

Editorial. QUIEN SE ATREVA A ENSEÑAR…

 

"Quien se atreva a enseñar, nunca debe dejar de aprender". John Cotton Dana

Padres y profesores tienen la misión común de educar a sus hijos y alumnos respectivamente, que al fin y al cabo son los mismos. Ambos comparten el mismo objetivo dirigido a los mismos beneficiarios y, por tanto, han de contar con una mirada común enfocada hacia ese horizonte compartido. El enfrentamiento relativamente frecuente entre ambos ha de producir, por fuerza, daños colaterales en el que debería de ser el destinatario final de sus enseñanzas. El niño siempre sale perjudicado en los desacuerdos educativos entre padres y maestros. De ahí que ambos estén condenados a entenderse, pues están condenados a compartir el mismo fin.

Si la educación del niño es su fin compartido, ambos comparten también la obligatoriedad de seguir la máxima que encabeza este editorial: "quien se atreva a enseñar, nunca debe dejar de aprender". Aprender es condición necesaria para enseñar. Si no conozco algo, si no lo aprendo, no puedo enseñarlo. Por otro lado, si lo que quiero es enseñar o, más bien, que el niño aprenda, tengo que crear las condiciones precisas para que se produzca ese conocimiento, condiciones que tengo que aprender previamente.

Quien enseña, aprende; y quien aprende, enseña. El que enseña es siempre el que más aprende preparando aquello que ha de enseñar. Quien aprende enseña al que le está educando, si este último es capaz de entresacar la información que sale del proceso de enseñanza-aprendizaje. Pues se trata de eso, de un proceso en el que el que enseña aprende y el que aprende enseña. Aprendemos cada día, en cada instante, mientras intentamos enseñarle al niño con síndrome de Down al que acompañamos en su tránsito por la vida. Su compañía nos enriquece y nos ayuda a crecer. 

Enseñar no existe sin aprender. Y quien quiera ser educador (que es mucho más que enseñante o docente) ha de mantener ese espíritu de curiosidad permanente, de aprendizaje perpetuo, de perplejidad ante la vida y ante quien está intentando educar, para seguir aprendiendo cada día, para cada día enseñar con mayor efectividad.

El buen educador sabe que el conocimiento se crea en cada persona que está aprendiendo, que descubre de nuevo en cada ocasión y como siempre ha ocurrido, lo que otros ya saben, pero a esa persona deja perpleja. Cada vez que alguien aprende algo, es como una vela que se ilumina con el fuego del conocimiento. Y el buen educador sabe también que tiene que mantener esa misma visión limpia del niño que acaba de aprender algo, en su propio desarrollo como formador, para no caer en rutinas de enseñanza que suponen la muerte de la educación. Enseñar requiere aprender continuamente, y en esa misión interminable han de embarcarse padres y maestros.

No podemos dejar de mencionar, por último, el necesario aprendizaje compartido entre padres y profesores, en el que los maestros aprenden de los padres (que siempre son los que más saben de sus hijos) y los padres aprenden de los maestros (que son los profesionales que les pueden aportar la visión distante de quien no tiene la misma implicación emocional). Escuchando a quienes comparten nuestra misma misión, aprendiendo de quienes como nosotros tienen que aprender, podremos llevar al niño a la meta de su máximo desarrollo como persona. Porque todo bien humano nace de un feliz encuentro.

Comentarios  

#1 RE: Quien se atreva a enseñar, nunca debe dejar de aprenderMiguel Galeote 29-01-2021 10:29
Totalmente de acuerdo. Es más, Esa máxima es aplicable a todos los ámbitos de nuestra vida. ¡Ojalá se siguiera!
Citar
#2 Quien se atreva a enseñar, nunca debe dejar de aprenderJosé Francisco Navarro Aldana 29-01-2021 22:25
Excelente Editorial que expone una realidad, como lo es la influencia dual, de padres y profesores, en el proceso enseñanza aprendizaje del niño con síndrome de Down, y que diría va más allá de esta etapa de la vida. Dicho proceso ha de tener objetivos específicos muy claros, precisos y sin divergencias, de tal modo que padres y profesores convengan hacia el objetivo principal, el cual es lograr un adulto independiente y autónomo. Hay niños con síndrome de Down que lamentablemente sus padres no se involucran en ese proceso de enseñanza aprendizaje, y piensan que eso es competencia del profesor; y también sucede que la no actualización por parte del docente se convierte en una barrera. Considero que este Editorial es un aporte muy importante, que debe ser tomado muy en cuenta por padres y profesores, a fin de reflexionar sobre el rol que cada uno está cumpliendo en su trabajo con las personas con síndrome de Down, en sus distintas etapas del desarrollo.
Citar
#3 SaludoMary Peña 05-02-2021 02:11
Por este medio les envío un abrazo con mucho cariño deseándoles que su gran trabajo siga sirviendo a todos los padres y maestros con nuestros angelitos down. Y les agradezco mucho que me sigan enviando esta interesantísima revista.. mis oraciones para que se sientan fortalecidos en su labor. Gracias a todos los involucrados. Mary
Citar
#4 RE: Quien se atreva a enseñar, nunca debe dejar de aprenderMontse Asensio 08-02-2021 18:46
Fantástico artículo tan real y auténtico como esla educación
Felicidades
Citar