Editorial: Exigir la necesaria formación del profesorado

Exigir la necesaria formación del profesorado

 

Hace unos días recibimos una consulta. "Soy madre de cinco hijos. La menor de ellos, de 7 años, tiene síndrome de Down y quisiera me ayudaran con información acerca de la manera como debo enseñar a mi hija a leer y escribir (si es posible me capacitaran para yo ayudarla en ese tema) ... Me gustaría que me apoyaran en estrategias o plan de estudios para mi nena dado que en mi país el gobierno no destina recursos para la educación de estos niños, y en el sistema educativo se habla de inclusión pero los colegios no cuentan con las herramientas humanas ni pedagógicas para brindar a estos niños una educación acertada. He tenido escolarizada a la niña desde los tres años pero en los colegios donde ha estada le brindan una educación o un sistema de aprendizaje igual al que lleva cualquier niño regular;  en otras palabras, las docentes no saben cómo tratar o enseñar a estos niños.  Por lo que les pido encarecidamente me ayuden a brindar una oportunidad y/o calidad de vida a mi hija, que pueda leer, escribir y desarrollar su propia autonomía".

Son numerosas las consultas similares a ésta que recibimos. Y en tiempos en los que el clamor por la educación inclusiva se ha extendido por los países, pensamos que es motivo de alarma y de reflexión auténtica.

De nada sirve apelar a las recomendaciones de la Convención de la ONU en favor de la educación inclusiva si no van, primero, precedidas de un análisis de la situación real del país en el ámbito de la educación especializada ―sea en régimen 'especial' o en régimen 'inclusivo'―. Segundo, seguidas de un proyecto que debe tener como prioridad absoluta la formación y preparación de un profesorado competente, capaz de atender a la avalancha de alumnos con necesidades educativas especiales, que terminan "amontonándose" en las escuelas ordinarias. Eso exige planificación rigurosa, drásticos cambios en el modelo de formación del profesorado, y dotación presupuestaria. Después, en tercer lugar, vendrá el aprovisionamiento de recursos técnicos.

Bueno sería analizar y constatar el grado en que los gobiernos de los diversos países están recorriendo y cumpliendo las exigencias de esas etapas. Si no se cumplen, ya sabemos quiénes van a ser los perdedores: como siempre, los más débiles, los descartados. Terminarán sus años de escolarización, quizá muy "socializados" aunque carentes de reales y duraderos amigos, y carentes de los recursos indispensables en la sociedad actual para avanzar en la vida. ¿Cuántas promociones de alumnos con necesidades educativas especiales sufrirán este despropósito? ¿Durante cuánto tiempo seguirán preguntándonos los padres cómo pueden ayudar ellos para que su hijo aprenda, al menos, a leer?

La inclusión educativa implica un vuelco total en el pensamiento, ideario, convicciones y metodología de todos los profesionales de cada centro educativo. Sabemos que no pocos centros lo están consiguiendo. Pero pregúntense los responsables de cada país en qué grado y de qué manera están actuando para generalizarlo y lograrlo. Y sean conscientes las instituciones dedicadas a las personas con discapacidad intelectual de que, para promocionar una educación inclusiva, han de exigir con no menos entusiasmo el rigor metodológico y presupuestario para llevarla a cabo. En tiempo y en forma. La educación especial, cualquiera que sea el ámbito en el que se desarrolle, es compleja y no pocas veces dificultosa. No inventemos engaños ni falsas esperanzas que después no podamos cumplir, porque el desencanto será aún mayor.

Comentarios  

+2 #1 Solo denles mucho amor, y lo demás fluye solo.Margarita Muñoz de Moya 30-04-2021 03:16
Es muy cierto todo lo que se dice en el artículo. Mi hijo ya pronto cumplirá 40 años y aquí en Chile nada a cambiado para mejor en el caso se nuestros niños, y se me viene a mis recuerdos lo que nos dijo una doctora genetista que le confirmó su síndrome "sólo tienen que darle mucho amor". No no conseguimos un colegio para él menos un colegio integrado, lo educamos en casa, no sabe leer menos escribir, tiene problema de lenguaje pero entiende todo, me ayuda se as,, es el mayor de cuatro hermanos y ahora ya estamos solos, papá Raúl mamá Margarita y él Raúl Moya, y somos felices. El consejo que puedo dar con mucho respeto es "denle mucho amor" lo demás fluye solo, ahora en estos tiempos de pandemia se hará mucho más difícil la vida educativa fuera del hogar.
Citar
+2 #2 RE: Editorial: Exigir la necesaria formación del profesoradoChus 30-04-2021 11:38
El mes de julio no es de vacaciones, es de formación, ¿cuántos profesores lo emplean? creo que solo los que quieren conseguir puntos para promocionar. Deberían ser absolutamente obligatorios y no voluntarios. Y desde luego lo que tiene que cambiar es el curriculum del grado universitario, donde se hablara de DUA, entre otras cosas y de la diversidad de alumnado no solo a PTs y ALs sino a todo el que quiera ser maestro o profesor. Prefiero un buen profesional con una mala ley, que no al revés.
Citar
+3 #3 Exigir la necesaria formación del profesoradoJosé Francisco Navarro Aldana 01-05-2021 04:44
El Editorial es por lo demás elocuente, siendo así que en cada país existe una realidad distinta, que expresa los pocos avances que se han producido en la formación de un profesorado capaz de abordar la inclusión educativa, que contrasta con un mayoritario estancamiento, expresado en el rechazo por la inclusión escolar. Viene a mi memoria, cuando mi esposa y yo solicitamos que se enseñase a leer y escribir a Julia, y la respuesta que recibimos, para esa época, era de que estábamos locos al pensar que estos escolares podían aprender a leer y escribir. .
Pienso que la inclusión escolar está íntimamente ligada al contexto político, social, educativo y económico de cada país, y se necesita de una avanzada de lucha por parte de los padres, asociaciones y fundaciones por esta conquista educativa: LA INCLUSIÓN ESCOLAR
Citar
+2 #4 Formación del profesoradoAurora Santamaria Molina 02-05-2021 13:56
Es necesario que un profesor esté muy implicado y que se le forme en Asociaciones que conozcan bien el S.Down, y aun así, tienen que dedicar tiempo a otros muchos niños. Desde m i punto de vista, es básico que los padres que son los que más conocen al niño/a sepan cómo intervenir y cömo enseñar y sean un gran apoyo para el colegio.
Citar
+2 #5 Formación del profesoradoAurora Santamaria Molina 02-05-2021 14:52
Yo en mi caso, recortaba los dibujos de los libros del cole (dibujo y palabra y lo plastificaba. plastificaba también la palabra por separado y jugábamos a poner esa palabra debajo del dibujo que tenía una palabra igual aunque no supiera que eso significaba algo. Cuando sabía emparejar dos dibujos y dos palabras por ej. pato y pelota, íbamos ampliando: pito, etc. después lo hacíamos un poco mas difícil porque la palabra se la daba dividida en sílabas, en dos cartulinas separadas y tenía que conseguir que al juntar las dos cartulinas quedara como en la ficha del dibujo.
Citar
+2 #6 Formación del profesoradoAurora Santamaria Molina 02-05-2021 14:54
Cuando después de "pato" trabajábamos "palo" ella comprobaba que la primera parte era igual, pero la segunda no. Y así iba aprendiendo las sílabas, y después lo hacíamos en cartulinas solo con letras y tenía que quedar igual. Y además verbalizando cada sílaba y cada letra muchas veces. Al mismo tiempo leía frases solo con dibujos. Colocaba una ficha con el artículo (ella no sabia que significaba) después un dibujo o foto de una niña después un dibujo de la acción "comer" y luego la foto de una tableta de chocolate. Había que leer, "la niña come chocolate" "el papa corta pan" "el niño bebe agua".
Todo esto es casi imposible que se haga en el colegio, por mucho que sepa el profesor y mucho interés que ponga. Además es más fácil para nuestros hijos distraerse cuando hay muchos niños y otros elementos distractores alrededor.
La inclusión es básica para nuestros hijos, pero sin descuidar todo lo que podemos ayudar desde la familia.
Citar