Fundacion Talita Fundacion Down 21
Libro de lectura
Fichas
Ayudas

ÍNDICE DE CAPÍTULOS

Capítulo 10. Escritura.

CONCEPTO Y PLANTEAMIENTOS FUNDAMENTALES

APRENDIZAJE TEMPRANO DE LA ESCRITURA

Este breve repaso sobre los aspectos más relevantes del acto de escribir, sólo han intentado destacar la dificultad y complejidad del aprendizaje de la escritura en comparación con el de la lectura. No puede darse un aprendizaje «temprano», ni impartirse una enseñanza precoz de la escritura, porque para escribir se precisa una maduración que raramente alcanzan los niños menores de 5 años. Por regla general, el proceso completo dura más tiempo que el de la lectura. Es cierto que los niños en edad preescolar pueden realizar actividades y ejercicios de psicomotricidad y gráficos, así como de atención, percepción y discriminación que sirven de ayuda y de preparación. Pero es imposible que el niño escriba a los 5 o 6 años todo lo que es capaz de leer y entender, aun cuando haya participado en un programa de aprendizaje temprano de la lectura. En la mayoría de los casos de niños con síndrome de Down, los alumnos adquieren soltura en la escritura a partir de los 10 o 12 años. En principio, los niños pueden aprender a leer mucho antes que a escribir.

El síndrome de Down influye negativamente en una serie de condiciones de carácter físico, lingüístico y cerebral, imprescindibles para escribir bien. Desde la anatomía de la mano, la laxitud ligamentosa y la hipotonía muscular, hasta las dificultades de coordinación, de inhibición, de memoria y de percepción auditiva, pasando por los problemas de lenguaje, en relación con el habla o con la morfosintaxis (Barrio del, 1991). Todo ello explica que las personas con síndrome de Down, como grupo, todavía no hayan alcanzado unos niveles altos en sus habilidades para escribir a mano. Tanto los aspectos gráficos, como el contenido de los mensajes y el modo de expresarlos, están afectados.

A pesar de estas dificultades evidentes, los programas actuales y sus resultados muestran que la mayoría de las personas con síndrome de Down pueden escribir suficientemente bien como para que sus textos sean legibles, sus mensajes sean coherentes, aportando información al receptor. Las técnicas actuales, especialmente el ordenador (computadora), pueden producir cambios sustanciales, porque al liberar al escritor del esfuerzo motor, la energía puede concentrarse con más eficacia en el pensamiento y mensaje a transmitir.

Síndrome de Down: Lectura y escritura Portada - Libro - Fichas
Desarrollado por Proyectae