Fundacion Talita Fundacion Down 21
Libro de lectura
Fichas
Ayudas

ÍNDICE DE CAPÍTULOS

Capítulo 2. Programas educativos para niños con síndrome de Down

CARACTERÍSTICAS GENERALES

Los objetivos contemplados en los Programas de Atención Temprana o Estimulación Precoz, son adquisiciones propias de los seres humanos que los niños sin dificultades adquieren por sí mismos, como fruto de su propia madurez, sin necesidad de ser enseñados. Basta sólo que a un niño se le provea del ambiente y nutrición adecuados para que ande y hable, sin necesitar clases ni profesores. Sin embargo, los llamados aprendizajes académicos son creados por la sociedad y son habilidades que se aprenden gracias a los educadores que los enseñan. Aunque un niño en concreto, por sus condiciones personales, sea capaz de aprender a leer solo, para ello necesitará al menos tener a su alcance textos escritos. Lo habitual es que a los a niños se les enseñe a leer y a escribir porque, si no, no aprenderían. Lo mismo pasa con las matemáticas y con otra serie de aprendizajes que se dan en la escuela.

Los niños con síndrome de Down y otros niños con dificultades de aprendizaje difieren de los niños sin dificultades conocidas, en su necesidad de ser enseñados para gran parte de sus adquisiciones, incluidas las que otros niños aprenden por sí solos como la marcha y el lenguaje. Durante los tres primeros años de vida los programas de Atención Temprana contienen una serie de objetivos que deben trabajarse porque, si no se hace, se corre el riesgo de que el niño con discapacidad intelectual no logre esa destreza o habilidad o la logre de un modo inadecuado. Durante la etapa preescolar, comparte con sus compañeros sin problemas la necesidad de ser enseñado en actividades preacadémicas y en comportamiento social, pero, como decimos, seguirá necesitando ayuda en habilidades que sus compañeros logran por sí solos. Además, como señalamos más adelante, necesitará que se le enseñe de un modo diferente:

  • - con una metodología más sistematizada
  • - con objetivos más parcelados, pasos intermedios más pequeños
  • - con mayor variedad de materiales y de actividades
  • - con un lenguaje más sencillo, claro y concreto
  • - poniendo más cuidado y énfasis en los aspectos de motivación e interés
  • - repitiendo más variedad de ejercicios
  • - practicando en otros ambientes y situaciones.

Si todo esto no se tiene en cuenta y queda recogido en los programas individuales del alumno, en las adaptaciones curriculares y en el trabajo que se hace a diario, no nos sorprende que los progresos no se perciban y que los alumnos con síndrome de Down queden muy lejos de alcanzar los objetivos generales y comunes del nivel en el que están matriculados (Troncoso et al., 1994).

Consideramos que es necesario que la educación especial o pedagogía terapéutica esté plenamente presente en los centros de integración escolar para los alumnos con necesidades educativas especiales. Los profesores de la clase y de apoyo y los padres, deben aprender a ser educadores especiales, teniendo las actitudes y empleando las técnicas y la metodología propias de la enseñanza especial. Las programaciones deben contener objetivos más concretos, realistas, asequibles y funcionales que los programados habitualmente. Es imprescindible que puedan objetivarse los resultados evaluando los progresos del alumno en periodos cortos. Nadie debe olvidar que al niño con síndrome de Down integrado en la escuela común, «no se le quita» su síndrome, es decir, siempre tendrá derecho a ser atendido de acuerdo con sus características particulares, respetando su diversidad y sus peculiaridades.

Síndrome de Down: Lectura y escritura Portada - Libro - Fichas
Desarrollado por Proyectae