Fundacion Talita Fundacion Down 21
Libro de lectura
Fichas
Ayudas

ÍNDICE DE CAPÍTULOS

Capítulo 7. Lectura: Primera etapa.
Percepción global y reconocimiento de palabras escritas

PREPARACIÓN DEL MATERIAL

Cada uno de los alumnos tiene su propio nivel de percepción y sus propios intereses. Es preciso que el material que se le presente sea el más adecuado para él. Este es el motivo por el que durante años nos hemos negado a publicar materiales de trabajo estandarizados que puedan usarse de un modo indiscriminado. Todo cuanto ofrecemos aquí y en el archivo de este libro, como muestras de trabajo, son meras ideas y sugerencias que deben usarse con flexibilidad, con creatividad y mejorándolas, por respeto y cariño hacia el alumno. Por tanto, elegir o descolgar «sin más», seguir el orden que exponemos sin hacer adaptaciones individuales, es el camino seguro a un fracaso total o parcial y a un progreso lento.

Aunque puede parecer laborioso preparar materiales de un modo personalizado, hay que tener en cuenta que, por un lado, los progresos son más rápidos y, por tanto, una compensación, y, por otro lado, llega un momento en que mucho del material elaborado puede servir, en un momento u otro, para otros alumnos. El vocabulario inicial y el tamaño de las letras difieren, pero en cuanto se amplía el número de palabras o se inicia el trabajo con las sílabas, pueden utilizarse muchos de los materiales preparados para diferentes alumnos.

Las ideas generales sobre las condiciones que debe reunir todo el material educativo, han sido expuestas anteriormente. Aquí destacaremos las específicas, relacionadas directamente con el modo de presentar las palabras escritas. Las palabras deben estar escritas o impresas con letra grande y clara (¡sin inducir a confusión la u, m y la n, o la l, y b o la t!). El color inicial utilizado por nosotros es el rojo porque ayuda al niño en su percepción y en su memoria visual. Cada una de las palabras debe abarcarse de una ojeada, sin necesidad de mover los ojos, por lo que aconsejemos que aun trabajando con niños pequeños, la longitud máxima de cada palabra no debe sobrepasar los 15 cm. El tamaño se irá reduciendo en función de las capacidades sensoriales y perceptivas del alumno. Las palabras deben estar escritas con corrección ortográfica; por ejemplo los nombres propios se escribirán siempre con mayúscula. Esto no se opone a que los nombres familiares se escriban tal y como se usan habitualmente, aunque no coincidan con el nombre "real" de esa persona. Por ejemplo, si el niño es Javier y le llaman Javi, la palabra escrita será Javi, o si procede se pondrá "yaya" en lugar de abuela. Los sustantivos deben ir precedidos siempre por el artículo el o la. Lo hacemos así porque el niño aprende pronto esas dos sílabas, porque capta la concordancia del género y porque aprende a incorporar elementos en su lenguaje oral, evitando el habla telegráfico. Más adelante, cuando sea capaz de escribir, tendrá interiorizados los artículos y otros elementos. Se producirán un número menor de omisiones tanto en sus producciones orales como en las escritas.

Aconsejamos que se utilice la letra cursiva, enlazada, como se presenta habitualmente en los textos manuscritos. Las dos razones fundamentales para hacerlo así son: primera, que el niño interioriza mejor los trazados que deberá realizar cuando esté maduro para escribir. La segunda razón es que actualmente en España, gran parte de los textos de iniciación a la lectura y de cuentos están impresos con ese tipo de letra. El aprendizaje de las letras de imprenta, el uso del teclado del ordenador lo hacemos en momentos posteriores. No ofrece dificultades especiales. De hecho los alumnos aprenden solos a manejarse con la letra de imprenta sin necesidad de programas especiales.

En países en los que la costumbre es que los niños aprendan a leer y escribir con letras no enlazadas, como sucede en algunos países de habla española, será mejor iniciar la lectura con la letra de uso habitual en su propio contexto cultural y educativo. Tampoco es difícil para ellos aprender después a escribir con letra enlazada. En cualquier caso nuestro consejo es que en la iniciación del método se utilice un solo tipo de letra hasta que el alumno tenga soltura. Después será sencillo el aprendizaje de la otra y el alumno hará uso de una u otra según la situación y las necesidades.

En la elección de las palabras, en la construcción de las frases y en la elaboración de relatos sencillos se tendrán en cuenta los conocimientos del alumno, sus intereses, sus gustos, de modo que se le facilite la comprensión, el uso habitual de la lectura y la afición por leer. La introducción de palabras y frases no conocidas se hará en función de las necesidades de progreso lingüístico y cultural del alumno.

El listado de las 60 primeras palabras y nexos, además del nombre del niño y de los nombres de 3 o 4 personas próximas a él, podría ser la que figura en la tabla 2. En función del contexto cultural y ambiente en que se mueva el niño algunas de estas palabras tendrán que ser sustituidas por otras más apropiadas. Con un listado semejante a este, hay material suficiente para: a) elaborar frases sencillas; b) que el niño pueda conocer muchas sílabas directas, c) que se inicie en la lectura de alguna sílaba inversa y d) que reconozca alguna palabra con sílabas trabadas.

Síndrome de Down: Lectura y escritura Portada - Libro - Fichas
Desarrollado por Proyectae