Fundacion Talita Fundacion Down 21
Libro de lectura
Fichas
Ayudas

ÍNDICE DE CAPÍTULOS

Capítulo 4. Método de aprendizaje perceptivo-discriminativo

CLASIFICACIÓN

Las actividades de clasificación son aquellas actividades de selección, asociación y agrupamiento de varios objetos pertenecientes a una misma categoría o que tienen una cualidad o propiedad común a todos ellos.

De un conjunto grande de objetos es preciso elegir y poner juntos todos los que tienen una o más cualidades compartidas. Un ejemplo sería llenar un cesto o caja con varios objetos mezclados, como animalitos de plástico, cochecitos y lápices. El niño tendrá que separar en tres grupos, los animalitos, los coches y los lápices. Esta tarea es muy sencilla para los niños que han hecho tareas de asociación uno a uno. Inicialmente se le ofrecerán objetos iguales para cada uno de los grupos. Pronto será capaz de agrupar todos los animales aunque sean diferentes entre sí y haya gatos, perros, gallinas, agrupará todos los coches aunque sean de diferentes tamaños, colores y marcas, y pondrá juntos todos los lápices aunque sean gruesos, delgados y de varios colores. Estas tareas también pueden realizarse con maderitas o cartulinas con imágenes pegadas o dibujadas. Esto permite variar más la clase de objetos a clasificar y cambiar el criterio de clasificación. Será preciso que este material no ofrezca dificultades manipulativas que le distraigan del objetivo fundamental que es la clasificación.

Puede suceder que el niño no haya aprendido aún los nombres de todas las cosas que clasifica, pero sabe el concepto y ha captado cuáles pertenecen a un mismo grupo. La reiteración de las tareas correctamente realizadas en los diversos ejercicios de asociación, selección y clasificación hace posible que el alumno con síndrome de Down amplíe su lenguaje comprensivo de un modo muy notable. De hecho, los niños aprenden los nombres de muchas cosas que nunca han visto en el mundo real y comprenden que esas representaciones gráficas, fotos, dibujos y "objetos" pequeños (coches, animales, etc.), evocan algo real que existe y que podrán reconocer cuando lo vean. También aprenden de este modo los nombres de los objetos familiares que asocian y clasifican.

Estas actividades facilitan la generalización porque permiten atribuir el mismo nombre a varias cosas diferentes, pertenecientes al mismo grupo. Por ejemplo el nombre «mesa» sirve para todo tipo de mesas: ovaladas, cuadradas, rectangulares, camillas, grandes, pequeñas, de una pata central o de varias patas. El nombre de «perro» sirve para todos los perros de las distintas razas, o el de «coche» para coches de distintas marcas, colores y tamaños.

La clasificación facilita una flexibilidad mental en virtud de la cual se comprende que un objeto determinado puede pertenecer a grupos diferentes en función del código de clasificación que se establezca. Por ejemplo, si se tiene un triángulo grande, amarillo, grueso y rugoso, podrá agruparse con los triángulos, con los objetos grandes, con todo lo que es amarillo, con lo grueso o con los que son de superficie rugosa. El niño realiza una actividad mental cuando abstrae la cualidad común compartida por varios objetos que son diferentes entre sí y realiza una clasificación atendiendo a ello. Cada vez que se le pide que ponga juntos todos los objetos que son rojos, todos los objetos que son grandes o los que son juguetes, sus capacidades de atención, observación, percepción y discriminación se enriquecen con el desarrollo de la capacidad de abstracción.

Síndrome de Down: Lectura y escritura Portada - Libro - Fichas
Desarrollado por Proyectae