Fundacion Talita Fundacion Down 21
Libro de lectura
Fichas
Ayudas

ÍNDICE DE CAPÍTULOS

Capítulo 4. Método de aprendizaje perceptivo-discriminativo

ASOCIACIÓN

MODO DE TRABAJAR

Modo de trabajar en hoja de papel

En primer lugar el niño debe estar convenientemente colocado con referencia al profesor y a la luz. Los muebles deben ser los adecuados en tamaño y altura para que el niño esté correctamente sentado, con buena postura y estabilidad (fig. 3.1). Debe percibir con claridad los estímulos que se le ofrecen y ser fácil para él el movimiento del brazo y de la mano. Se evitarán los estímulos que distraigan al niño procurando captar y mantener su atención durante la ejecución de cada tarea. El instrumento para trazar debe ser el que mejor se adapte a las capacidades del niño, de modo que ni la prensión, ni la presión, ni el deslizamiento, le ofrezcan dificultades adicionales. Según este criterio, un alumno podrá trabajar bien con un rotulador o un lápiz grueso, otro con una pintura de cera y otro con un lápiz de dibujante (fig. 3.2). Lo importante es que el alumno pueda sostenerlo, marcar bien en el papel sin necesidad de ejercer mucha presión y deslizarlo suavemente sobre la superficie. Si el trazo es demasiado rápido, convendrá elegir el instrumento que frene al niño para mover más despacio su mano de modo que pueda controlar la trayectoria del instrumento.

Nosotros solemos usar pinturas gruesas de cera, lápices gruesos cuya madera es mate y, por tanto, más fácil de sujetar que los delgados que tienen brillo. Es importante elegir la numeración correcta, porque los lápices que se usan ordinariamente en la clase común son demasiado duros y marcan poco en el papel. Por ello, escogeremos de entre los lápices de dibujo el número que mejor le vaya a cada niño. Generalmente serán los números que van del 5B al 7B.

La hoja de papel debe ser suficientemente grande para que quepan los dibujos separados, de tal modo que faciliten su percepción. Tratándose de trabajo con niños pequeños con síndrome de Down, nuestro consejo es presentar los trabajos en folios en posición horizontal. De este modo el alumno percibe visualmente toda la hoja a la vez y su mano puede llegar bien de arriba hacia abajo, y de un lado hacia el otro. En el papel se puede preparar una gran variedad de ejercicios de atención, percepción y asociación con distintos grados de dificultad, como se puede apreciar más adelante en las figuras 1-13.

Después de observar la lámina, de hablar sobre ella y de "leer" o nombrar los diferentes gráficos el alumno deberá realizar algún tipo de acción grafomotora, que puede ser: colorear cada dibujo como el que es igual, trazar una línea de uno a otro (siempre de izquierda a derecha o de arriba a abajo), rodear de un color determinado de acuerdo con los modelos, subrayar, tachar, etc.

El educador debe explicar la actividad y hacer una demostración previa cada vez que se presente al alumno un trabajo nuevo. Antes de entregarle el lápiz, el profesor comprobará que el alumno ha comprendido qué debe hacer. Le dirá, por ejemplo: «aquí hay un pato, ¿dónde está el otro pato igual?»; o le dirá: «señala con el dedo cómo vas a hacer la raya desde un pato hasta el otro pato». Si el niño no responde bien, volverá a explicárselo para evitar que el alumno deje plasmado un error en su hoja. Si el alumno ha comprendido, pero no es capaz de realizar la tarea, el educador guiará su mano. Si traza demasiado deprisa, le ayudará verbalmente: «despaaa...cio... despaa...cio» o físicamente, poniendo su dedo por delante de la dirección que debe seguir. De todos modos, el profesor tendrá en cuenta que el objetivo de esta tarea no es el de la perfección del trazado, sino el de la percepción y asociación, que en esta actividad queda plasmada en un papel. El objetivo esencial no coincide con el que corresponde a una actividad de preescritura o escritura en su aspecto caligráfico, y por tanto, se pueden pasar por alto detalles de "imperfección gráfica". Sin embargo, esta tarea realizada en papel, puede exponerla, mostrarla o archivarla para encuadernar todos sus trabajos al final del trimestre. Los demás pueden valorar su realización y esto facilita el interés y la motivación del alumno. También es útil para comprobar los progresos y sirve de referencia para los pasos a seguir. Por último, tanto los demás profesionales que se relacionan con el niño como la familia pueden tomar ideas, ver reforzada su tarea y apoyar el trabajo del especialista. Todos pueden hacer ejercicios semejantes, aportar sugerencias y observaciones favoreciendo el progreso del alumno.

Síndrome de Down: Lectura y escritura Portada - Libro - Fichas
Desarrollado por Proyectae