Fundacion Talita Fundacion Down 21
Libro de lectura
Fichas
Ayudas

ÍNDICE DE CAPÍTULOS

Capítulo 4. Método de aprendizaje perceptivo-discriminativo

GENERALIZACIÓN

Un aprendizaje es útil cuando está consolidado, no se olvida y puede hacerse uso de él en otros contextos diferentes al de la situación de enseñanza. En este caso, la generalización supondrá que el alumno con síndrome de Down aplicará sus conocimientos de "aula" a su ambiente natural, ordinario, asociando, seleccionando, clasificando e incluso explicando las semejanzas y diferencias de las cosas, por qué van juntas, etc. Habrá adquirido la capacidad de observar el ambiente y de percibir cuáles son los estímulos para actuar de un modo coherente y lógico ante lo percibido. Para conseguirlo, desde el comienzo de este programa, se intentará que el alumno haga uso de las habilidades y capacidades desarrolladas en el aula en otras situaciones ambientales naturales.

La dificultad para transferir y generalizar conocimientos a contextos diferentes es común en las personas con dificultades de aprendizaje por capacidad intelectual disminuida. Este es el caso de las personas con síndrome de Down. Por ello, si se tiene en cuenta siempre, se procurará darles oportunidades variadas para practicar lo aprendido en otros momentos y lugares. El niño con síndrome de Down es bastante hábil para captar visualmente y darse cuenta de lo que ve, aunque no pueda expresarlo. Sus capacidades visuo-perceptivas son suficientemente buenas como para darse cuenta de muchos detalles que localiza y que puede encontrar y señalar. Por ello, conviene aprovechar las situaciones ordinarias del hogar, de los paseos y de las compras, para que el niño se fije en determinados estímulos y, de acuerdo con los objetivos elegidos previamente, sea capaz de nombrar, de señalar o de actuar de un modo correcto cuando aparezca una de esas señales. El niño tiene que darse cuenta de que asociar 2 cochecitos iguales en la clase es el mismo tipo de tarea que la de poner 2 latas de tomate iguales una al lado de la otra, o la de emparejar calcetines.

Por ello se le pedirá, habitualmente, que ayude a recoger los juguetes, que guarde los cubiertos en sus cajetines, que vacíe el lavavajillas, que ordene el armario de los zapatos. En las tareas ordinarias, vividas con el niño, haciéndole un participante activo en el hogar y en el colegio, se le dará una información verbal precisa, correcta y concreta. Así aprenderá, de un modo natural y vivido, conceptos y nociones como dentro, fuera, encima, debajo, lejos, cerca, al lado, delante, detrás, grande, pequeño, vacío, lleno, y otros muchos. Tardará tiempo en dar explicaciones de sus acciones, pero habrá aprendido conceptos que podrá expresar en cuanto madure su capacidad verbal. De este modo, aprovechando la etapa evolutiva de un niño pequeño con síndrome de Down, se sale al frente de algunas de sus dificultades y va preparándose para progresos posteriores más complejos.

Síndrome de Down: Lectura y escritura Portada - Libro - Fichas
Desarrollado por Proyectae