Fundacion Talita Fundacion Down 21
Libro de lectura
Fichas
Ayudas

ÍNDICE DE CAPÍTULOS

Capítulo 9. Lectura: Tercera etapa. Progreso en la lectura

SÍNTESIS

En relación con los profesores, recordamos lo aconsejado previamente en relación con la presentación del material, los registros diarios y las actitudes. El material escrito debe ser preparado, adaptado o elegido de un modo personalizado. Lo común a todos los materiales es que deben estar bien escritos desde el punto de vista caligráfico, ortográfico y gramatical. Los mensajes deben ser claros y comprensibles, procurando que interesen y diviertan al alumno, o que le aporten información útil.

Es fundamental llevar un registro diario de cada una de las sesiones de modo que pueda seguirse la evolución y así prepararse adecuadamente el material de la sesión siguiente en función de los objetivos elegidos y de los progresos y dificultades que se observan. Cada uno de los alumnos es diferente. No debe sorprender que lo que ha ido bien con un alumno no sea lo más efectivo con otro. En relación con el material impreso que se adquiere en las librerías, casi nunca puede usarse tal y como viene preparado, durante la fase de aprendizaje de la lectura. Es preciso analizarlo y extraer lo que interese realizando las adaptaciones precisas.

En todas las etapas del proceso es necesario que el alumno con síndrome de Down haga un uso práctico y funcional de sus habilidades lectoras. Le ayudará a generalizar y a mantener la motivación y el interés.

Recordamos que el ritmo de aprendizaje de cada uno de los alumnos es distinto. El nivel de lectura será diferente en alumnos de la misma edad porque influyen variables como la inteligencia y capacidades cognitivas, ambiente lector, práctica habitual de la lectura, experiencias positivas o negativas durante el aprendizaje, etc. Incluso un mismo alumno puede sorprendernos por superar con relativa facilidad, en poco tiempo, una etapa, tardando mucho en progresar en otros momentos. Sin embargo, hemos comprobado que siempre hay avances si no se interrumpen las intervenciones educativas bien diseñadas y ejecutadas con ilusión y entusiasmo. El convencimiento por parte del profesor de que el alumno puede progresar, será el factor decisivo para que el progreso se dé.

Por último, aún no tenemos datos sobre los niveles máximos de lectura al que pueden llegar las personas con síndrome de Down. Es preciso continuar con investigaciones rigurosas que recojan datos de un número grande de lectores. Mientras tanto, el conocimiento de muchas personas con síndrome de Down de muy diversas áreas geográficas y entornos culturales que son magníficas lectoras en su sentido más completo, son un estímulo y un modelo para todos cuantos empiezan esta apasionante aventura.

Síndrome de Down: Lectura y escritura Portada - Libro - Fichas
Desarrollado por Proyectae