Fundacion Talita Fundacion Down 21
Libro de lectura
Fichas
Ayudas

ÍNDICE DE CAPÍTULOS

Capítulo 10. Escritura.

MÉTODO DE ESCRITURA

OTRAS CONDICIONES IMPORTANTES

Los materiales

El material más importante es el instrumento que se usa para escribir. Es preciso elegir el más adecuado para cada uno de los alumnos en función de sus destrezas manipulativas y de la tarea a realizar. Inicialmente lo mejor suele ser un instrumento grueso y no muy largo, que pese poco. El mejor es el lápiz. Hay lápices cuya madera está sin barnizar y tienen forma hexagonal, lo cual facilita mucho la prensión (fig. 3.2). Además hay diversas numeraciones por lo que puede elegirse aquella que marque bien el papel, sin necesidad de apretar mucho, de modo que también sea fácil el deslizamiento. Las pinturas de cera gruesa y blanda sirven para muchos trazos iniciales, en los que el objetivo es aprender la dirección o el control e inhibición de un trazo. Después es mejor que el instrumento tenga una punta más fina que el alumno puede ver bien y le ayude en la precisión de los trazos.

Conforme el niño progresa en su evolución neurológica y grafomotora, podrá asir un lápiz más delgado. Se cuidará siempre que marque suficientemente sin tener que apretar mucho. Para ello recomendamos elegir de entre los lápices para dibujantes, el número que le vaya mejor a cada alumno. En algunos casos pueden utilizarse los adaptadores para lápices que se encuentran en el mercado, de modo que le facilitan la prensión correcta. En otros casos, puede forrarse el lápiz con esparadrapo o cinta adhesiva, a la altura que el niño necesita para tenerlo bien entre el pulgar y el índice. Si el niño tiende a moverlo con demasiada velocidad, se elegirá el instrumento que se agarre más al papel. En este caso se evitará, por ejemplo, el uso de los bolígrafos de bola, y se usarán rotuladores de fieltro o lápices con mina dura.

En cuanto al papel recomendamos que al principio éste sea sin pauta: ni paralelas, ni cuadrículas. Usando papel en blanco, sólo con las líneas y dibujos que pone el profesor, se intenta facilitar al alumno la percepción de la figura sobre el fondo. Las pautas indican siempre una limitación espacial que puede ser una dificultad añadida. Inicialmente es mejor centrarse en un solo objetivo en cada ejercicio. Los tamaños y los espacios limitados, se trabajarán en fases posteriores, en función de la evolución y progresos del niño.

La hoja debe ser al menos de 30 x 20 cm con el fin de permitir unos trazos amplios. Aconsejamos colocarla en posición horizontal para facilitar un rastreo visual prolongado de izquierda a derecha así como los movimientos de la mano. Como es sabido, los brazos de los niños con síndrome de Down son cortos en relación con el tronco. La hoja en posición vertical puede plantearles dificultades, porque a lo mejor no ven bien y no llegan con su mano a la parte superior.

Síndrome de Down: Lectura y escritura Portada - Libro - Fichas
Desarrollado por Proyectae