Fundacion Talita Fundacion Down 21
Libro de lectura
Fichas
Ayudas

ÍNDICE DE CAPÍTULOS

Capítulo 10. Escritura.

MÉTODO DE ESCRITURA

PRESENTACIÓN DE LOS TRABAJOS

Todo el trabajo de escritura se prepara en hojas de papel para que el alumno realice los ejercicios con un lápiz, rotulador o pintura.

Los alumnos pueden hacer en otros momentos ejercicios complementarios en el suelo, en pizarras, en tableros, en caballetes, etc., pero consideramos que el trabajo sistemático y fundamental para escribir a mano debe hacerse en la mesa, con los materiales que más se parezcan a los que los adultos utilizan para su comunicación por escrito.

La presentación de las hojas, con sus dibujos, líneas y trazos, debe tener las características que señalamos en el capítulo 4, en cuanto a calidad, nitidez, interés, etc.

Es absolutamente imprescindible la adaptación a las necesidades de cada uno de los alumnos en relación con el tipo de trazo, su tamaño, el número de ejercicios a realizar, las repeticiones, la secuencia en la que se le van enseñando, etc. Hay que analizar en qué momento evolutivo está, cuáles son sus destrezas neuromotrices y qué objetivos conviene seleccionar.

En esta obra presentamos modelos para preparar las hojas de escritura. Insistimos en la necesidad de hacerlo individual y personalmente para cada alumno, eligiendo los dibujos, el tipo de trazo y su tamaño, el número de ejercicios, los límites y ayudas, etc., según sus necesidades y posibilidades en ese momento.

Las hojas deben tener una presentación atractiva, cuidada, con color. Desaconsejamos vivamente la preparación precipitada, fotocopiando cualquier cosa o improvisando con el solo objetivo de que el alumno esté «entretenido» y no dé la lata.

Actualmente, escaneando o bajando dibujos de un archivo o de la red y con impresoras y fotocopiadoras a color, es fácil preparar materiales motivadores, bonitos y originales.

Recordamos que el niño no debe hacer muchos trazos seguidos porque la fatiga favorecerá que sus ejecuciones sean peores cada vez y porque el niño puede rechazar la actividad si se cansa. Sin embargo, como para escribir bien es necesario practicar haciendo ejercicios de escritura, será conveniente repartir las actividades de escritura en dos o tres sesiones cortitas, a lo largo del día. Si no hay suficiente repetición no se conseguirá la interiorización de los trazos ni una buena caligrafía. Como en otros aprendizajes de los niños con discapacidad intelectual, conviene ordenar cuidadosamente los pasos o los grados de dificultad, para que se dé un progreso, aunque sea pequeño y no se viva la sensación del fracaso. Como recordamos habitualmente, hay que ayudar al niño a ascender por un plano que tenga una inclinación hacia arriba de pocos grados, de modo que siempre haya un ascenso pero sin que note mucho cansancio por un esfuerzo desproporcionado.

Síndrome de Down: Lectura y escritura Portada - Libro - Fichas
Desarrollado por Proyectae