Fundacion Talita Fundacion Down 21
Libro de lectura
Fichas
Ayudas

ÍNDICE DE CAPÍTULOS

Capítulo 10. Escritura.

MÉTODO DE ESCRITURA

OTRAS CONDICIONES IMPORTANTES

La postura y el mobiliario

Desde el punto de vista postural y motor, la tarea de escribir es evidentemente mucho más complicada que la de leer. Como hemos dicho, exige una mayor madurez y desarrollo de la motricidad. Si a ello unimos las características físicas de los niños con síndrome de Down, ya descritas, puede comprenderse la importancia fundamental que tiene el mobiliario. Es preciso que el niño pueda adoptar y mantener una postura correcta durante la sesión. Hay que facilitarle la estabilidad del tronco, para lo cual el asiento no debe estar hundido ni ser muy blando. El fondo del mismo, hasta el respaldo, no debe se ni más ni menos corto que la longitud del muslo. La altura del asiento debe permitirle el apoyo plantar, con las piernas flexionadas en ángulo recto a la altura de las rodillas. Si no llega bien al suelo, se le pondrá un soporte: banquito, caja o taco de madera, debajo de los pies. Los brazos deben apoyarse con naturalidad sobre la mesa, con el codo flexionado de modo que brazo y antebrazo no queden ni muy altos ni muy bajos (fig. 3.1). Cuidando estos detalles se facilita al niño que pueda mover libremente el brazo y la mano, sin perder el equilibrio, sin echarse hacia los lados o hacia adelante. ¡Se escribe con la mano y no con todo el cuerpo!

También hay que controlar la distancia y posición del papel, la procedencia de la luz y la proximidad de un compañero. Todo ello deberá facilitar al niño la postura correcta y el deslizamiento fluido del brazo y de la mano sobre la mesa y el papel.

Síndrome de Down: Lectura y escritura Portada - Libro - Fichas
Desarrollado por Proyectae