Fundacion Talita Fundacion Down 21
Libro de lectura
Fichas
Ayudas

ÍNDICE DE CAPÍTULOS

Capítulo 4. Método de aprendizaje perceptivo-discriminativo

SELECCIÓN

MODO DE TRABAJAR

Inicialmente se comenzará con un par de objetos conocidos por el niño y se le dirá despacio el nombre de cada uno de ellos. A continuación se le pedirá que señale o que tome el que se nombre. Si el niño se dirige al objeto que no corresponde, convendrá evitar con suavidad que lo agarre llamándole la atención para que se fije bien. Es fácil que haya comenzado a actuar antes de procesar y elaborar la respuesta correcta. Si por los mensajes que el niño emite se deduce que no conoce los nombres de los objetos, se le dará una información positiva. Por ejemplo, si se pone ante el niño un coche y una pelota, y se le pide: «dame el coche» y el niño se dirige a la pelota, el profesor puede frenarle diciéndole: «eso es la pelota, yo quiero el coche, dame el coche». De este modo, el niño no comete el error y, además, recibe información adicional, ya que oye varias veces los nombres de los objetos. Si el niño lo hace bien, se le dirá: «bien, me has dado el coche. Ahora dame la pelota».

Cuando se intenta que aprenda nuevos nombres, se elegirán varios objetos cuyos nombres conoce y uno nuevo. Se ponen todos en fila ante el niño, se nombran de izquierda a derecha, señalándolos al mismo tiempo y comprobando, como siempre, que el niño está atento y sigue la señalización con su mirada. Después se le piden, nombrándolos. El niño deduce fácilmente cuál es el que corresponde al nuevo nombre. Esta situación de aprendizaje es relativamente fácil y motivadora para los niños con síndrome de Down. Tienen ante sí objetos concretos que conocen, con los que juegan, un adulto que se dirige a ellos en frases cortas y sencillas que entienden bien, y se les exige una respuesta motora, que pueden ejecutar con facilidad. En estas condiciones, observamos con qué rapidez aprenden nuevo vocabulario incluido el que el niño tiene que aprender en el área de cálculo, de lectura y de pensamiento lógico. Los estímulos a seleccionar podrán ser los colores, las formas, los números, las letras, las nociones espaciales, etc. La preparación de este material es muy sencilla y permite variarlo mucho. El incremento de las dificultades puede hacerse:

  1. Aumentando el número de objetos o tarjetas de entre los que tiene que seleccionar, pasando de 4 a 6, 8, 10 y 12.
  2. Presentándole parejas de objetos parecidos entre sí, por ejemplo: vaca-caballo, moto-bicicleta, autobús-camión, pintura-lápiz, niño-niña, naranja-mandarina, pera-manzana, etc.
  3. Colocando objetos que pertenecen al mismo grupo: zapato-zapatilla, media-calcetín, abrigo-chaquetón, jersey-chaqueta.
  4. Ofreciéndole objetos que sirven para lo mismo: jarra-botella, vaso-taza, copa-vaso.
  5. Mostrándole cartulinas con imágenes de objetos que se parecen por la forma: pelota-globo, butaca-sofá, libro-cuaderno, lápiz-rotulador.
  6. Mostrándole tarjetas o cartulinas con dibujos cuyos nombres se pronuncian de un modo parecido por su sonido inicial o final: gato-pato, pez-pera, luna-cuna.

Es fácil que los niños pequeños con síndrome de Down realicen asociaciones correctas de objetos, pero pueden confundir los nombres cuando se les dice que seleccionen o nombren. Ejemplos habituales de estos fallos son: vaso-agua, silla-mesa, vaso-taza, lápiz-papel.

Con estas dificultades, ajustadamente seleccionadas y graduadas, el alumno tendrá que estar muy atento para percibir semejanzas y diferencias visuales y auditivas muy sutiles. Su memoria trabajará más intensamente asociando cada uno de los nombres con lo que corresponde. ¡Cuánto tardan en distinguir oreja y oveja!

Aun teniendo claro el objetivo esencial en estas tareas, no deben olvidarse otras necesidades de los alumnos con síndrome de Down que deben tenerse en cuenta siempre que sea posible. Un ejemplo claro es el de aprovechar la tareas de selección para entrenar al niño con ejercicios de memoria secuencial auditiva, puesto que lo necesita de un modo especial. Por ello, tan pronto como el niño sea capaz de seleccionar de uno en uno, de entre varios objetos, se nombrarán dos objetos seguidos para que escuche, retenga esa información y actúe adecuadamente. Las primeras veces es probable que sólo recuerde uno de los nombres. Algunos niños retienen el primer nombre que oyen, como si no «entrase» la información del segundo y otros, por el contrario, retienen el segundo nombre como si se les borrara la información del primero al recibir el segundo estímulo auditivo. De todos modos, con entrenamiento todos mejoran y retienen cada vez más nombres desarrollando de este modo su capacidad para retener órdenes verbales e información auditiva presentada secuencialmente.

El educador dirá los nombres de los dos objetos despacio, con claridad, sin silabear ni repetir. Dejará al alumno un tiempo suficiente para evocar lo que ha oído y actuar. Si comprueba que el alumno estaba distraído o que no ha sido capaz de retener la información, la repetirá, recordándole antes: «¡atento!, escucha bien, ¿ya?»...

En el momento en que el niño sabe que un mismo objeto tiene varias cualidades que permiten distinguirlo y definirlo frente a otros parecidos, se incrementarán las dificultades presentándole ejercicios de selección entre objetos pertenecientes a una misma categoría, o entre objetos que son iguales por una o varias de sus propiedades y diferentes por otras. De este modo, el alumno repasa los conceptos aprendidos en relación con tamaños, formas, colores, y posiciones. Al mismo tiempo se hacen un poco más difíciles los ejercicios de memoria secuencial auditiva que mencionábamos antes. Inicialmente se pide al alumno un objeto con uno de sus adjetivos o cualidades. Por ejemplo: «Dame el lápiz verde», o «el coche grande».

El aprendizaje de los términos utilizados para describir las cualidades de los objetos como son el color, el tamaño y la forma, es difícil para algunos alumnos con síndrome de Down, a pesar de que hayan sido muy hábiles en las tareas asociativas. En las primeras fases se le presentarán objetos o dibujos que se distinguen entre sí por una sola cualidad, aquella sobre la que se quiere que el niño aprenda o retenga el nombre. Por ejemplo se pondrán coches o cubos o bolas o fichas iguales de tamaño y forma, pero de distinto color, para pedir al alumno sólo el color: «dame la roja», o «dame la verde«. Si se quiere que se seleccione el tamaño, se tendrá mucho cuidado en elegir objetos que se distinguen sólo por el tamaño y no por la altura evitando confusiones entre alto-bajo y grande-pequeño. La selección de las formas geométricas cuadrado, triángulo y círculo es para algunos niños con síndrome de Down más sencilla que la de los colores, ya que en la primera etapa de manipulación y asociación han trabajado mucho con las formas en tableros excavados y han oído su nombre con frecuencia.

Si el alumno es capaz de seleccionar un objeto atendiendo a una cualidad, y selecciona por la forma, por el tamaño o por el color, se incrementará la dificultad, pidiéndole objetos o figuras mencionándolos con dos de sus propiedades. Por ejemplo: de entre un grupo de cubos de dos tamaños y varios colores, se le pedirá: «dame el cubo grande amarillo»; de entre un grupo de figuras geométricas de diferentes tamaños y formas y de igual color se le dirá: «señala el triángulo pequeño».

Los bloques lógicos son muy útiles para realizar esta actividad, aunque es preciso tener en cuenta que, para el alumno con síndrome de Down, es más difícil retener y recordar los nombres de las figuras geométricas que los nombres de los objetos familiares. El hecho de haber realizado muchas tareas asociativas con triángulos, círculos y cuadrados no garantiza que haya aprendido bien los nombres. Sin embargo, poco a poco los aprenderá y, con una práctica sistemática, gradual y progresiva, un niño de 4 o 5 años podrá seleccionar correctamente las figuras geométricas cuando se le piden nombrándolas con 3 o 4 de sus cualidades. Por ejemplo: «¡Dame el círculo, rojo, grande y delgado». Como ya hemos dicho anteriormente, el alumno tardará bastante tiempo en nombrar verbalmente las 3 o 4 cualidades de una figura seleccionada. Pero como a nivel receptivo lo comprende, lo recuerda y puede dar respuestas motoras correctas, no frenamos estas capacidades a la espera del desarrollo de su lenguaje expresivo. Los alumnos con síndrome de Down demuestran así, una vez más, que logran niveles cognitivos bastante altos en algunos aspectos, aunque por sus dificultades de lenguaje pueden hacer creer que tienen poca capacidad.

Es conveniente que las actividades de selección duren poco tiempo en cada sesión porque suponen un gran esfuerzo mental y de atención para los niños pequeños con síndrome de Down. En esa etapa evolutiva lo «suyo» es la manipulación. Prefieren "actuar": tomar y dejar cosas, meter y sacar, etc. El hecho de atender, escuchar, procesar una información verbal y elaborar una respuesta es un esfuerzo importante.

En el hogar pueden realizarse muchas actividades de selección de objetos de uso común aprovechando las circunstancias ordinarias de ir al baño, preparar la mesa, ir a la cama, etc. Se puede pedir al niño que prepare los objetos necesarios para las actividades, nombrándoselos de uno en uno.

Insistimos de nuevo en la importancia de la experiencia en situaciones naturales, en las que la acción motora, manipulativa, es un medio valiosísimo para que los niños aprendan, consoliden y generalicen sus conocimientos, sus habilidades y sus destrezas. En la selección de todos los objetos necesarios para realizar una actividad concreta, el niño hace uso de muchas capacidades mentales y de habilidades sociales. Conviene no desaprovechar estas ocasiones, que se repiten a diario, puesto que le sirven para alcanzar un mayor grado de autonomía y adaptación al medio. No sólo afianza el vocabulario de uso común, sino que aprende a organizarse, automatiza conductas necesarias para un objetivo concreto ganando en eficacia y tiempo y ejercita sus capacidades mentales seleccionando y agrupando los objetos que necesita, eliminando o prescindiendo de los innecesarios.

Síndrome de Down: Lectura y escritura Portada - Libro - Fichas
Desarrollado por Proyectae